Inmigración: tema recurrente de la campaña electoral

Inmigración: tema recurrente de la campaña electoral

Iralee Acosta- Las campañas electorales siguen su curso y, junto con ellas, el tema de la inmigración, que continúa siendo motivo de polémica. Algunos candidatos, en su mayoría demócratas, están a favor de las reformas migratorias, pero otros tantos se oponen rotundamente a dar abrigo a los millones de indocumentados que ya existen en el país, y mucho menos a los que se siguen sumando. Gran parte de los republicanos plantea propuestas que impidan en su totalidad, o por lo menos reduzcan, la entrada ilegal de inmigrantes, mientras que los demócratas sugieren reformas migratorias que les permitan legitimar su estatus en el país. Por su parte, el candidato republicano Jeb Bush sugiere el uso de radares y drones para detectar la entrada clandestina de personas, así como el uso de E‐Verify, un sistema de internet que permite verificar la elegibilidad de empleo a ciudadanos estadounidenses o extranjeros que cuenten con la autorización legal para hacerlo. No obstante, también promete una vía para la legalización de los más de 11 millones de indocumentados, siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos, como pagar impuestos, aprender inglés y no tener antecedentes penales, entre otros.

Otros republicanos antiinmigrantes, aunque persiguen un mismo objetivo, ofrecen diferentes métodos. Ben Carson propone sellar la frontera y que Estados Unidos cuente con un programa para trabajadores huéspedes, como sucede en Canadá. Chris Christie no está a favor de construir una valla en la frontera, pero sí de erradicar la ciudadanía por nacimiento, así como de perseguir a las instituciones que contraten empleados indocumentados. Ted Cruz planea triplicar el número de agentes fronterizos y, al igual que Christie, menciona la idea de revocar las medidas tomadas por el presidente Barack Obama para proteger de la deportación a los casi cinco millones de indocumentados.

Aunque el republicano Rick Santorum parece no ser tan fuerte como Donald Trump en las encuestas, sí se muestra más duro que él en cuestiones de inmigración. Recordemos que Trump ha hecho declaraciones bastante ofensivas en contra de los inmigrantes, especialmente los mexicanos, asegurando que son violadores y que solamente acarrean drogas a la nación. Asimismo, respecto a la ciudadanía por nacimiento, a la cual se opone, en días pasados el magnate declaró: "Una mujer se queda embarazada, a los nueve meses cruza la frontera y tiene al bebé en Estados Unidos, y nosotros tenemos que cuidar al bebé durante 85 años. No creo". Por esta razón, tanto Trump como Santorum, quien también se opone a la ciudadanía por nacimiento, sugieren un muro en la frontera, que, según este último, sería construido por ciudadanos americanos desempleados.

Santorum, en cambio, asegura no estar proponiendo un plan ‘antiinmigrante’, sino a favor del trabajador estadounidense. “Necesitamos una política de inmigración que, ante todo, defienda los intereses de EE UU y del trabajador estadounidense. La acción ejecutiva del presidente Obama, que ofrece la amnistía a millones de inmigrantes ilegales, es la antítesis de esta meta”, manifestó el candidato. Asegura, además, que no solamente frenará la entrada ilegal de inmigrantes a Estados Unidos, sino que reducirá en un 25% el acceso legal de extranjeros, al disminuir el número anual de visas H1B, las mismas que se otorgan a empleados cualificados.

Pese a estos ejemplos de republicanos antiinmigrantes, existen conservadores, como Carly Fiorina y Marco Rubio, que no siguen esa norma. Por su parte, Fiorina apoya una vía para que hijos de indocumentados puedan obtener la ciudadanía, siempre y cuando asistan a la universidad y presten su servicio a las Fuerzas Armadas. Rubio asegura que, además de reforzar la seguridad en la frontera, hace falta modernizar el sistema de inmigración legal y, después de un tiempo considerable, crear un debate en el que se decida qué hacer con aquellos que ingresaron en el país de manera ilegal. “Estoy comprometido al cien por cien con el tema de la inmigración, con una reforma migratoria”, declaró Rubio. No obstante, prevé que el plazo para solucionar la situación actual podría tardar entre 10 y 12 años, lo que dejaría a todos esos millones de indocumentados a la sombra durante su mandato.

El Partido Republicano ha declarado a Ronald Reagan como su modelo a seguir; si bien no fue el último candidato de ese partido en llegar a la presidencia, sí se considera el mejor en desempeñar su cargo. Y esto es algo que resulta contradictorio para los actuales aspirantes a la Casa Blanca. Luego de declarar: “Creo en la idea de una amnistía para aquellos que han echado raíces aquí, aunque hayan entrado en el país ilegalmente”, en 1986 Reagan aprobó la ley que legalizaba el estatus migratorio de millones de indocumentados; son pasos que, en su lucha antiinmigrante, los actuales republicanos no piensan seguir.

La candidata demócrata favorita en estas elecciones 2016, Hillary Clinton, promete que “irá más allá que Barack Obama en cuestiones de inmigración”, implementando una reforma migratoria que permita a los indocumentados obtener su ciudadanía. Cabe recordar que, en años anteriores, la ex primera dama del país se mostraba inflexible ante la inmigración ilegal, postura que ha ido moldeando con el paso del tiempo y que le ha permitido postularse como la preferida por ese sector de la población hasta el momento.

Por su parte, el segundo candidato demócrata más popular, Bernie Sanders, también propone una política que beneficie a los inmigrantes. Según su sitio de internet, Sanders pretende expandir medidas proinmigrantes como DACA y el Acta de los Sueños (Dream Act), otorgar más derechos a los trabajadores inmigrantes, rechazar la idea de un muro fronterizo e incluso buscar reformas en los convenios comerciales TLCAN TLCAC (los Tratados de Libre Comercio de América del Norte y América Central), a los cuales muchos responsabilizan de la necesidad de millones de personas de migrar a los Estados Unidos, por haber agravado la desigualdad económica en América Latina.

Base de Guantánamo: el limbo entre lo político, lo jurídico y lo correcto

Base de Guantánamo: el limbo entre lo político, lo jurídico y lo correcto

El papa visita Cuba y Estados Unidos

El papa visita Cuba y Estados Unidos