Pobreza mundial 2015: informe especial

Pobreza mundial 2015: informe especial

Nuria García Murcia- Cada día mueren 22.000 niños a causa de la pobreza, según datos de UNICEF. La pobreza puede considerarse como una de las condiciones más letales que afectan al ser humano. La mitad de la población mundial vive con menos de 3 dólares diarios y 1,3 billones de personas lo hacen en la extrema pobreza, con poco más de un dólar al día para cubrir sus necesidades. Hay 805 millones de personas que no tienen suficientes alimentos y más de 750 millones no disponen de agua potable. Las diarreas provocadas por ingerir agua inadecuada, la ausencia de higiene y de tratamientos médicos se cobran la vida de 2.300 personas al día. Son cifras demasiado altas que nos llevan a la escéptica cuestión de si realmente algún día se podría acabar con la pobreza. ¿Cuánto se ha hecho hasta ahora para reducirla? ¿Qué figuras públicas se han comprometido en el cambio? Y, tal vez más importante, ¿qué es lo que realmente se necesita para romper el ciclo de esta condición que afecta a demasiadas personas en el mundo?

Expansión de la educación

La pobreza casi siempre está relacionada con la escasa o la inexistente educación. Sin conocimiento se está limitando a los más pequeños del derecho universal de aprender y desarrollarse con ideas sólidas. La educación no solo ayuda a las personas a salir de la pobreza mediante la adquisición de habilidades que les permiten mejorar su calidad de vida, sino genera productividad y es un potenciador del crecimiento económico. Y aunque el crecimiento económico no reduzca automáticamente la pobreza, como es el caso de América Latina, sin educación la reducción de la pobreza no sería posible. Actualmente el derecho a la educación está vetado para millones de niños y niñas alrededor del mundo. Más de 72 millones que deberían recibir educación primaria no van al colegio y 759 millones de adultos son iletrados.

En el segundo Foro Mundial de la UNESCO que tuvo lugar en Dakar en el 2000 bajo la iniciativa de Educación Para Todos (EPT), se incluyeron nuevos objetivos a los ya establecidos en 1990 para reducir las elevadas cifras de analfabetismo. Para ello se propuso aumentar el acceso a la educación universitaria, reducir el analfabetismo en un 50% e igualar el número de niños y niñas que acceden a la educación primaria. ¿Qué se ha conseguido hasta hoy? A continuación exploraremos esta cuestión en dos de las regiones más afligidas por la pobreza: África y América Latina.

África: Los datos más recientes de la UNESCO son positivos, y es que gracias a la abolición de las matrículas escolares en países como Etiopía, Ghana y Kenia se ha reducido el número de pequeños sin escolarizar en África subsahariana. También han crecido los profesores que educan a los más de 144 millones de niños africanos que van al colegio.

Es en esta zona de África también donde se concentran los mayores niveles de analfabetismo infantil mundial y, afortunadamente, las cifras han mejorado hasta hoy. Datos representativos son los de Burundi, donde más de la mitad de los niños están inscritos en el colegio. Este avance supone un ascenso hasta del 94% de menores que reciben educación en el país. En Nigeria, el porcentaje ha pasado del 27% al 64%, mientras que en Mozambique solo lo ha hecho el 35%.

El dato menos optimista es que, a pesar de que el número de niños sin escolarizar ha disminuido drásticamente desde 1999, todavía hay 30 millones de niños en esta región que no atienden al colegio. En Nigeria, el país más poblado de África, 8,7 millones de niños siguen sin ir a la escuela. Es un dato poco alentador teniendo en cuenta que en 1999 no lo hacían 7,1 millones. Según la UNESCO, factores como la corrupción, la falta de inversión y los conflictos de la zona norte del país, donde Boko Haram ha matado a miles de personas, alejan a los niños de la escuela. Se estima que 3,4 millones de niños viven en zonas de conflicto.

Otro de los grandes obstáculos para la educación en África es la alta tasa de natalidad. Mientras en Asia y en Pacífico ha disminuido en un 13% entre 1999 y 2010, en el África subsahariana aumentó en un 65% en el mismo periodo, lo que complica abastecer de educación a tantos niños.

América Latina: África no es el único continente que lucha para erradicar la ausencia de educación. La mayoría de países que pertenecen a la UNESCO están lejos de alcanzar los objetivos establecidos en el Foro, entre ellos los de América Latina. El porcentaje de personas que viven en la pobreza en América Latina está estancado desde 1980, según datos del Banco Mundial. Más de la mitad de la población aquí vive en la pobreza, y el 36% vive con menos de 2 dólares al día.

Incluso los países que han logrado un crecimiento económico relevante en los últimos 10 años no han podido reducir la pobreza. En Argentina, por ejemplo, tal crecimiento ha doblado la renta per cápita de hace unos años, provocando un incremento salarial y la creación de miles de puestos de trabajo. A pesar de ello, un cuarto de la población argentina no cubre las necesidades básicas.

La educación en América Latina está altamente ligada a la transferencia de la pobreza entre generaciones y la desigualdad socioeconómica que resulta. Si una de cada tres personas en Sudamérica vive en la pobreza, difícilmente los más pequeños dejarán de hacerlo sin educación. Así como la economía se globaliza y se sustenta en el conocimiento, los que pueden acceder a una educación ilimitada son los únicos que disfrutan de los beneficios del desarrollo económico mundial.

A pesar del lento avance, en los últimos 50 años también se han hecho progresiones considerables en la educación. La cifra de estudiantes de todos los niveles pasó a ser de 32 millones en 1960 a 144 en 1990. Además, algunos gobiernos de América Latina han implementado políticas para potenciar las oportunidades educacionales entre los pequeños que viven en la pobreza. Estos programas incluyen una matrícula de escolarización acorde a los bajos ingresos de las familias, la mejora de la calidad de la educación en áreas rurales y en escuelas que acogen a estudiantes con necesidades especiales, tanto en zonas rurales como urbanas. Esto ya está teniendo lugar en Chile, por ejemplo, que hace siete años puso en marcha un programa para mejorar las escuelas de entornos rurales y compensar a los niños y niñas más pobres que fueran al colegio.

La Cumbre de las Américas del pasado año priorizó la educación como principal medio de erradicación de la pobreza, pero lograr este objetivo requiere mayores reformas en los sistemas educativos de los países más afectados. Solo entonces será posible para cada ciudadano del mundo beneficiarse del progreso económico y político.

Grandes compañías buscan extender el acceso a Internet

Poco más de un tercio de la población mundial se conecta a Internet. Hablamos de alrededor de 3 billones de personas de los aproximadamente 7 billones que habitan el planeta. Cuando una persona accede a Internet, no solo tiene la posibilidad de contactar con amigos, familias o comunidades con intereses afines, sino tiene la oportunidad de participar en el desarrollo y el cambio social también. Acceder a los recursos online permite a la gente utilizar información para sus trabajos e incluso crear mejores puestos de empleo y encontrar oportunidades de negocio o de cualquier otro tipo. Además, a través de Internet se da voz a la sociedad en situación desfavorable.

Por eso, conectar a todas las personas del mundo es un reto de nuestra generación, y Facebook tiene un plan para empezar a resolverlo. Mark Zuckerberg, el CEO de la red social con más usuarios del mundo, asegura que promover el acceso libre a Internet para todos es importante, pero lo es también que sea a un precio bajo.

Sobre esta premisa nació Internet.org, una asociación global lanzada en 2013 cuyo objetivo es que los dos tercios de la población mundial que no están conectados puedan acceder a Internet. Entre los miembros fundadores, además de Facebook, están las compañías telefónicas Ericsson, Nokia, Opera, Samsung y MediaTek, entre otras.

El primer producto fruto de esta iniciativa vio la luz en 2014: una aplicación para móvil (Internet.org App) que permite a las personas de los países en vía de desarrollo acceder a los servicios básicos de Internet mediante su red de operador móvil. Entre las páginas en las que el usuario puede navegar están AccuWeather, Google Search, Wikipedia, UNICEF, Facts for Life, y no podía faltar Facebook Messenger. En definitiva, se pretende que los usuarios puedan visualizar contenido de salud, trabajo e información de servicios locales sin que se les cargue nada de dinero en sus tarifas por ello. La aplicación se lanzó en primer lugar en Zambia y ya se puede utilizar en Tanzania, Kenia, Ghana, Colombia y parte de la India. La idea es adaptarla a otros 94 países más a finales de este año.

Además de esta aplicación, la fundación está buscando la forma de facilitar el acceso a Internet en lugares remotos que actualmente siguen sin servicio mediante el uso de drones, satélites y láseres. En marzo, Facebook llevó a cabo pruebas con drones impulsados por energía solar para transportar señales de Internet de un lugar a otro. Los drones tienen una envergadura mayor al avión Boeing 737 pero pesan mucho menos que un coche. Adjuntos a las alas llevan paneles solares que captan energía y les permite llegar a altitudes de 18.000 metros.

A pesar de que el proyecto se base en una idea totalmente filantrópica, no han tardado en aparecer las críticas y dudas sobre sus verdaderos fines sociales. En primer lugar, el que se hayan creado alianzas con unas operadoras de teléfono y no con otras ha suscitado las quejas de algunos de los socios de Facebook. Vodafone o Telenor hicieron eco de este descontento en marzo de este año durante la Conferencia Mundial de Móvil (Mobile World Congress). Su disconformidad radica en la ausencia de un modelo de negocio viable y en llevar a cabo un proyecto de tal amplitud sin contar con ellos. En la India, algunas empresas de telecomunicación también han mostrado su oposición de forma pública. El motivo es la solicitud por parte de Internet.org a las empresas de telefonía indias de asumir los elevados costes asociados a la adquisición de espacio de ondas, la ampliación de las torres de telefonía y todo lo necesario para poder facilitar el libre acceso a Internet.

Tampoco han quedado al margen de emitir juicios los activistas del mundo online que ven Internet.org como un servicio pobre para gente pobre. Manifiestan que el acceso es muy restringido y no permite la visibilidad a quienes de verdad lo requieren en Internet, entre ellos las nuevas empresas o startups. Afirman que serán las grandes empresas las que realmente se beneficien con importantes cantidades de dinero al sumar millones de usuarios nuevos. Añaden que esta plataforma no ofrece el acceso real a Internet, sino que solo es el escaparate para las empresas que han sido elegidas por Facebook.

En medio de toda esta presión, Zuckerberg ha salido al paso declarando que todas las teleoperadoras se beneficiarán de este servicio ya que les permitirá vender prestaciones adicionales. Por otro lado, el CEO ha manifestado su intención de trabajar con todas las compañías locales posibles e ir abriendo paulatinamente la oferta de páginas que ofrece Internet.org.

Entre detractores y defensores, lo cierto es que, como apunta Steve Song, investigador del Network Startup Resource Center, una ONG sin ánimo de lucro que defiende el acceso global a Internet, poder acceder a algunas partes de Internet es mucho mejor que no tener acceso alguno.

La organización Wine to Water busca brindarle agua al mundo, y Médicos Sin Fronteras sigue en primera línea contra las enfermedades

Hoy en día hay 783 millones de personas que no tienen acceso a agua limpia, y 400 millones que no cuentan con instalaciones sanitarias adecuadas. Son cifras exorbitantes que organizaciones sin ánimo de lucro e instituciones de derechos humanos trabajan para mitigar. Desde asociaciones ampliamente estructuradas hasta las más pequeñas que han nacido a raíz de un viaje o una verdadera vocación, cada vez el mundo cuenta con más gente que ofrece todo lo que tienen en pos del bien ajeno. Es el resultado de conjugar la felicidad de entregarse a los demás con el compromiso social de conseguir que todas las personas de este mundo tengan una vida digna.

El agua y la sanidad son dos factores claves en nuestras vidas ya que su ausencia o pésima calidad pueden llegar a matar. Estas dos son, además, las causas por las que muchas instituciones de ayuda humanitaria trabajan a diario. Una de ellas que merece especial atención es Wine to Water (“Vino a Agua”), un extraordinario ejemplo de un proyecto que emerge por una sucesión de viajes en los que su protagonista detecta una carencia vital: el agua.

En 2004, Dickson Beattie “Doc” Hendley, el pionero de Wine to Water, era camarero en Carolina del Norte. Combinaba sus dos empleos en hostelería y dedicaba su tiempo libre al voluntariado alrededor del mundo. Cuanto más viajaba Hendley, más consciente era de la gravedad del problema de la ausencia de agua potable que desencadenaba enfermedades e incluso muertes. El joven norteamericano, aprovechando su afición a la música, comenzó a organizar eventos musicales y catas de vino para recaudar fondos que permitieran la distribución de filtros de agua y la creación de pozos en varias comunidades sin recursos. Poco a poco se fue configurando Wine to Water hasta llegar a lo que es hoy: una reconocida ONG que lidera proyectos de gestión de sistemas hidráulicos que proveen agua limpia a más de 150.000 personas en 17 países. La máxima de Wine to Water para atraer contribuyentes es “te doy la oportunidad de luchar por aquellos que no pueden luchar por sí mismos”. Tal ha sido el alcance de su mensaje que desde 2011, Wine to Water cuenta entre sus aliados las importantes empresas vinícolas Brutocao Cellars y la familia Bliss Vineyards. Brutocao, por ejemplo, hace una donación por cada botella de vino vendida. Partes de África, Camboya o la India ya han visto brotar un agua en mejores condiciones gracias a Wine to Water.

La historia de Doc Hendley es un reconocido caso de cómo el voluntariado puede cambiar el mundo. Pero al igual que Hendley, hay miles de personas que a diario explotan todo su potencial para ayudar a otros. Entre ellos está el equipo de Médicos Sin Fronteras (MSF), el cual trabaja en 60 países con la misión principal de que los medicamentos y vacunas sean accesibles para todos sin importar dónde estén ubicados y cuáles sean sus bienes económicos. Asesoramiento en la planificación familiar, atención al parto y en los meses posteriores, inmunización infantil, terapias para combatir el SIDA y tratamientos para la tuberculosis, cólera y el ébola son algunas de las bases de trabajo de MSF. En adición, la organización colabora para ofrecer una atención sanitaria de máxima calidad, ya que rechaza la idea de que la gente pobre se merece tratamientos precarios.

Esta institución se originó hace 42 años para cubrir las carencias sanitaras en lugares de conflicto, epidemias, desastres naturales o, simplemente, sin acceso a la cobertura médica básica. MSF llega a lugares donde habita el verdadero drama y caos humano, dando lugar a historias de médicos altamente cualificados que dejan las comodidades de Occidente para vivir en regiones con poca atención internacional, azotadas por la guerra o los desastres naturales. El último reconocimiento de Médicos sin Fronteras es el excelente trabajo que está realizando en la lucha contra el ébola, en la que algunos de sus doctores han contraído la mortal enfermedad.

A pesar de que lentos, los cambios ya están teniendo lugar. Se ha mejorado la educación en algunos países de África y América Latina. Se están rompiendo las barreras terrestres de acceso a Internet y hay personas que de forma altruista emplean todos sus recursos para revertir la precaria situación de millones de personas. Quizá esta sea la clave para erradicar la pobreza: hacer progresos significativos frutos de pequeños cambios. Quizá algún día se pueda vivir sin pobreza, o al menos reducir las vastas cifras. Nunca hay que perder la esperanza.

Podrían votar todos aquellos que cuenten con licencia de conducir

Podrían votar todos aquellos que cuenten con licencia de conducir

Otto Pérez Molina renuncia, comediante gana comicios en Guatemala

Otto Pérez Molina renuncia, comediante gana comicios en Guatemala