Desatendidos los latinos que mueren a manos de policías

Desatendidos los latinos que mueren a manos de policías

Mario Vallejo- Los testimonios sobre las violaciones a los derechos humanos cometidos por la Patrulla Fronteriza son desgarradores, y mucha gente ha perdido la confianza en los agentes de frontera por casos de agresiones, particularmente en la zona de Arizona y Texas. Sin embargo, fuera de la zona fronteriza, precisamente en Los Ángeles, por ejemplo, donde se encuentra una de las concentraciones más grandes de latinos de todo Estados Unidos, vale la pena mencionar las muertes de latinos a manos de policías. Estas muertes quedan muchas veces marginadas al olvido social dentro de Estados Unidos pero dejan una profunda preocupación en los países de todo el sur. Desde el año 2000 se cuentan aproximadamente 322 latinos muertos con la policía involucrada en el condado de Los Ángeles, según el informe de homicidios del periódico Los Angeles Times. Las muertes van desde tiroteos hasta palizas, otras son simple negligencia. Entre los muertos, 10 son mujeres, 312 son hombres y 9 son niños menores de 17 años.

Un argumento de justificación frecuentemente utilizado por las autoridades es el de la defensa personal. Entre estos casos destaca el de Brian Macías, que falleció el 25 de febrero a manos de su padre, un oficial de reserva de la Policía de Los Ángeles. El informe policial simplemente dice que el hombre actuó en defensa propia y disparó contra el joven de 17 años dentro de la casa de la familia.

El caso de Víctor García, un joven de 14 años, nos muestra otra de las teorías más utilizadas, y tratándose de Los Ángeles suena como la más lógica. García falleció el 19 de julio tras ser abatido por oficiales de la policía; en el informe explica que el joven disparó contra un grupo de personas en la vía publica en una disputa contra una pandilla rival, y cuando los oficiales llegaron, que apuntó el arma a ellos.

En octubre del año pasado destacó la muerte de Oscar Alberto Ramírez Jr., de 28 años, que fue asesinado por un oficial de policía, Bryan Moreno. Moreno aseguró que disparó en defensa propia cuando Ramírez actuó de forma amenazante, pero resulta que el ahora occiso no portaba ningún tipo de arma y murió totalmente indefenso.

Un juez federal ordenó esta semana que se lance un video que muestra a 2 policías disparando contra un latino desarmado en Gardena, California, Ricardo Díaz Zeferino. En Youtube el video tiene millones de vistas y la cobertura mediática fue completa; sin embargo, la pregunta permanece: ¿Por qué no llaman más la atención las muertes de latinos a manos de la policía? Para las familias de Ramírez, Díaz y los demás fallecidos, esta falta de atención significa que tenemos que preguntarnos qué tanto importan las vidas hispanas en los Estados Unidos.

En proceso el programa de refugiados centroamericanos

En proceso el programa de refugiados centroamericanos

Jeb Bush, tan cerca y a la vez tan lejos del votante latino

Jeb Bush, tan cerca y a la vez tan lejos del votante latino