Justicia para José Antonio, joven asesinado por Patrulla Fronteriza

Justicia para José Antonio, joven asesinado por Patrulla Fronteriza

Mario Vallejo- El caso de un joven mexicano, José Antonio Elena Rodríguez, asesinado en octubre del 2012 por un agente de la Patrulla Fronteriza cuando se encontraba cerca a la frontera entre México y Estados Unidos, tendrá su final en la corte, según el fallo de un magistrado federal, Raner C. Collins, quien denegó una moción por parte de la defensa de la patrulla fronteriza para no proceder. Con esta autorización de la demanda de parte de la familia del joven de apenas 16 años comienza un nuevo juicio por los derechos de los migrantes. El patrullero Lonnie Swartz disparó contra Elena Rodríguez a quemarropa cuando, según la defensa del agente, el joven había escalado el muro de la frontera y le tiraba rocas, junto con otras personas, mientras la Patrulla Fronteriza intentaba detener a dos sospechosos traficantes de marihuana. La familia del joven y dos testigos insisten que el muchacho no estaba involucrado en el enfrentamiento, sino que caminaba por la calle cerca cuando ocurrió. El argumento de la defensa para intentar que el caso no procediera llenó de consternación a propios y extraños: que Elena Rodríguez estaba en territorio mexicano cuando fue asesinado, y por eso no estaba protegido por los derechos de la constitución estadounidense.

La autopsia del niño reveló que fue abatido por la espalda y al menos 11 balas impactaron contra su espalda y cabeza, quitándole la vida de forma inmediata y dejando a una familia devastada por la pérdida de uno de sus más jóvenes integrantes. Existen varias versiones del acontecimiento, pero la más fuerte, por los resultados de la autopsia, es que el joven simplemente se encontraba en territorio mexicano cuando fue sorprendido por la lluvia de balas.

Pocos días después del incidente se interpuso una denuncia por parte del abogado de la familia de Elena Rodríguez para que iniciara el caso. La Unión Estadounidense de los Derechos Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) presentó la demanda a nombre de la familia del joven mexicano contra Lonnie Swartz por el ataque y abuso de autoridad. De momento el agente no ha sido requerido y permanece “custodiando” la frontera con una investigación del FBI en proceso.

Pese a que en El Paso, Texas, se dio un hecho similar en 2010 y en ese caso el juez falló en contra de los derechos de la víctima, el magistrado Collins dijo respetuosamente que no estaba de acuerdo con esa decisión, que este hecho no podía simplemente quedar impune y que se ajustaría a la cuarta enmienda.

Así como la familia de José Antonio hay muchas más en México y en el resto de toda América Latina, y es importante para muchas personas ver justicia para este joven, pues más allá de los límites patrios la vida humana vale lo mismo en todos lados.

Latinos ya son la mayoría en California

Latinos ya son la mayoría en California

Inmigrantes contribuyen positivamente en Carolina del Norte

Inmigrantes contribuyen positivamente en Carolina del Norte