Villas miseria de Argentina figurarán en los mapas

Villas miseria de Argentina figurarán en los mapas

Iralee Acosta- Las villas (o villas miseria) de Buenos Aires, Argentina son un conjunto de asentamientos precarios, carentes de infraestructura y construidas principalmente en zonas urbanas y turísticas, que comenzaron a levantarse en la década de los 30. Alrededor de 250.000 habitantes se han establecido ahí con el fin de contar con un techo al cual poder llamarle “hogar”, que no esté tan aislado de la sociedad. Sin embargo, aun cuando estas viviendas se encuentran en la metrópoli, siguen siendo marginadas; están privadas de muchos servicios y, hasta ahora, ni siquiera habían aparecido en los mapas (ni oficiales ni de uso diario, como Google Maps). No obstante, un grupo de organizaciones no gubernamentales (ONG) está trabajando en hacer los trazos necesarios para que estas zonas dejen de ser únicamente una mancha en los mapas y figuren en ellos; esto con el fin de poder brindar los servicios básicos y la asistencia necesaria para mejorar la calidad de vida de sus pobladores. La electricidad y el agua potable, por ejemplo, no son un lujo, sino un derecho que toda persona debería de disfrutar; asimismo, es indispensable poder contar con el acceso de una ambulancia y de la policía en caso de una emergencia, algo que hasta hoy no suele suceder. Y, ¿qué decir de tener una dirección para conseguir un empleo, una identificación oficial, o algo tan simple como un servicio a domicilio?

Avina, Wingu y ACIJ se han unido para hacer esto posible y, de este modo, reconocer de una manera más “oficial” estas villas y a sus vecinos; pues, pese a que están en terrenos baldíos que pertenecen al gobierno, este no se atreve a echarlos pero tampoco muestra interés en legalizar su situación. “Queremos colocar estos barrios en los mapas por una cuestión simbólica [...]; sobre todo, para que los vecinos se animen a dar visibilidad a sus problemas, a reclamar, a asumir que tienen los mismos derechos. Queremos acabar con la segregación”, manifiesta Sebastián Pilo, codirector de ACIJ, uno de los organismos encargados de desarrollar el proyecto.

Esta es una situación similar a la que se ha vivido en las favelas de Brasil, segregadas por mucho tiempo y a merced de la delincuencia. Aunque algunas favelas son pacíficas; otras, donde sólo hay tiroteos y muerte, están controladas por “el narco” y representan peligro incluso para la policía y el ejército, quienes raramente se atreven a entrar ahí.

Sin embargo, en los últimos años se les ha tomado más en cuenta. En algunas favelas de São Paulo ha incrementado la seguridad, por ejemplo. Del mismo modo, se han establecido programas que incluyen actividades y deportes, como el ballet y el futbol. Incluso este año Facebook anunció que invertiría en las favelas a través del programa “Facebook en la comunidad”, con el fin de que los pequeños y medianos empresarios obtengan el conocimiento necesario para poder expandir sus negocios.

Por otra parte, el interés del turismo por visitar tanto las villas como las favelas ha comenzado a aumentar; por esta razón, no deben seguir en las mismas condiciones. Si bien es cierto que la falta de arquitectura en sus estructuras es uno de sus grandes atractivos para los extranjeros, también lo es el hecho de que las carencias que hay en estas deben satisfacerse. “Estas villas no se van a ir”, afirman sus habitantes, “así que ya es hora de que el gobierno y el pueblo comprendan que somos parte de ellos”.

Parece que van a lograr este reconocimiento. Comenzaron asentándose ahí, siendo ignorados mientras eran vistos por todos. Hoy, después de casi ocho décadas, logran subir un escalón más al aparecer en el mapa. El siguiente paso es defender sus derechos humanos hasta obtener el trato digno y la igualdad que se merecen, como lo que son: una colonia más del pueblo argentino.

Jurisdicción Universal: ¿qué es y por qué se aplica?

Jurisdicción Universal: ¿qué es y por qué se aplica?

Puerto Rico a portas de convertirse en la Grecia latinoamericana

Puerto Rico a portas de convertirse en la Grecia latinoamericana