La clave para reactivar la economía local estadounidense: los inmigrantes

La clave para reactivar la economía local estadounidense: los inmigrantes

Nuria García Murcia- Nos vamos hasta Mount Airy, un barrio situado al noroeste de Filadelfia en el que se buscan fórmulas para incentivar la economía del vecindario. ¿La solución? Atraer inmigrantes. Anuj Gunta es el pionero del proyecto Philadelphia Immigrant Innovation Hub y también director ejecutivo de Mt. Airy USA, organización sin ánimo de lucro que vela por el crecimiento sostenible de la zona. Gunta está convencido que "dando a los inmigrantes emprendedores una razón para venir, se puede hacer de Mount Airy el lugar perfecto para vivir y hacer negocios".

El inmigrante encontrará en el vecindario talleres en que puede participar y programas de asesoramiento en creación de empresas, marketing, promoción y financiación. Además, el emprendedor recibirá asistencia con la nueva lengua y una red de networking. Este método no es innovador en su idea base, pero sí es el primero que potencia desde un punto de vista multidisciplinar la figura del inmigrante emprendedor.

Si hay algo que los que se acojan a este programa pueden aprender de Gunta es la seguridad con la que lanza su organización, y no le faltan razones para ello.

Tiendas de alimentación, de ropa, restaurantes y otro tipo de negocios locales son esenciales para el crecimiento y la revitalización financiera. La mayoría de estas empresas son de inmigrantes, mucho más aventurados a dar el paso y afrontar las trabas burocráticas para crear su propia compañía que los estadounidenses nativos. Así lo demuestra el primer estudio llevado a cabo por el Instituto de Fiscalía Política y el American Society/Council of America, el cual revela que los inmigrantes tienen mayor iniciativa emprendedora, algo que tiene un impacto positivo en la economía local y en las tasas de empleabilidad. El mismo estudio evidencia la importancia del rol del inmigrante en la sociedad americana, ya que entre 2000 y 2013 el 48% de las empresas creadas en EE.UU. vinieron de la mano de este sector.

Si a esto le sumamos la imagen de Estados Unidos como fábrica de exitosas compañías de las que el resto del mundo toma ejemplo, llegamos a la conclusión de que en una gran cantidad de estas compañías hay un inmigrante tomando las riendas. Sin ir más lejos, en 2010 más del 40% de las compañías FORTUNE fueron fundadas por inmigrantes o descendientes de ellos, cifra que habrá aumentado considerablemente cinco años después.

Pero Mount Airy no es la primera en darse cuenta de la importancia del inmigrante como recurso reactivador económico. Las ciudades de Detroit, Michigan y Dayton, Ohio ya cuentan con programas para ellos también, y ofrecen la posibilidad de proveer de los requerimientos necesarios a todos los que tengan una idea creativa y con proyección de futuro. Trabajan con instituciones para ayudar a inmigrantes emprendedores a desarrollar nuevas ideas de negocio. En ambos casos, el requisito para el inmigrante es solo uno: tener una idea por la que apostar.

Cada vez se vuelve más evidente la contribución económica de los inmigrantes en Estados Unidos, y está claro que en vez de resistir, lo más inteligente que pueden hacer las comunidades es aprovechar.

Puerto Rico a portas de convertirse en la Grecia latinoamericana

Puerto Rico a portas de convertirse en la Grecia latinoamericana

¿Envía México 'lo peor' del país a los Estados Unidos? 

¿Envía México 'lo peor' del país a los Estados Unidos?