Privacidad en línea: cuidado con lo que comparte

Privacidad en línea: cuidado con lo que comparte

David Guzmán Fonseca- Muchos compartimos fotos, mensajes e información en nuestras redes sociales, lo que muchas veces no entendemos es que gran parte de nuestra información puede ser compartida con los servicios de inteligencia de varios países. Por ejemplo, ¿sabía usted que si vive en los Estados Unidos, incluso las fotos íntimas que usted envía por mensaje de texto son guardadas por sus operadores y pueden ser obtenidas por las agencias de seguridad con tan sólo una petición a un juez? O, ¿sabía que millones de cuentas de Facebook y Twitter en los Estados Unidos son monitoreadas por agencias como la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA)? Pero si se siente un poco más seguro sobre su privacidad porque no vive en los Estados Unidos, múltiples agencias de inteligencia en países europeos y latinoamericanos también recurren a mecanismos de vigilancia de millones de cuentas en las redes sociales, así como de llamadas e información enviada a través de los celulares.

En el caso de México, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), de acuerdo con un artículo publicado por el periódico El Universal en agosto de 2014, en tan sólo los primeros 15 días del mes de febrero del año pasado se realizó un seguimiento de 7.377 usuarios y sus comentarios en redes como Twitter, Facebook y YouTube. Las personas que fueron investigadas no sólo no fueron personas con visiones contrarias al gobierno o personas con un alto nivel de impacto político, sino también personas como usted o yo que compartimos información con nuestros amigos y familiares.

Por su lado, durante el gobierno colombiano del presidente Álvaro Uribe se hizo pública la interceptación por parte del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de comunicaciones de miembros de la oposición, de las ramas judiciales y legislativas. Según reveló el periódico colombiano El Espectador el pasado 4 de febrero de 2015, se encontró que tan sólo en lo referido al espionaje ilegal a los miembros de la Corte Suprema de Justicia de Colombia existen cerca de 80 millones de documentos.

Muchos de los otros documentos que demuestran la recolección ilegal de información de miembros de la sociedad civil, políticos, militares o individuos de interés del gobierno colombiano, han desaparecido antes de haber llegado a manos de los órganos de control. Igualmente, con anterioridad a las elecciones presidenciales en Colombia del 2014, surgió un escándalo alrededor de la interceptación de llamadas y conversaciones del equipo del gobierno que negociaba la paz con el grupo armado de las FARC.

Sin embargo, uno de los casos de espionaje masivo en línea surgió con las revelaciones del contratista de la NSA, Edward Snowden. De acuerdo con algunos de los documentos revelados por este contratista que actualmente se encuentra asilado en Rusia, las agencias de inteligencia estadounidenses (CIA, FBI y NSA entre otras) no sólo tenían la capacidad de espiar a personas por fuera de los Estados Unidos, sino también estaban espiando a ciudadanos dentro de este país.

De acuerdo con algunas de las presentaciones que fueron expuestas por este autor, existen múltiples programas que no necesitan sino un nombre o una cuenta de correo electrónico y los agentes de inteligencia tendrían inmediatamente acceso a todo tipo de información en línea con respecto a ese individuo. Igualmente, en gran parte de los casos no existe una necesidad de tener un permiso por parte de un juez que avale que no se esté violando ningún derecho o que testifique que dicha interceptación es meritoria. Otro punto importante de este escándalo es que los documentos revelados por Snowden muestran que el gobierno estadounidense no sólo espió a objetivos terroristas, sino que también lo hizo con dignatarios de países aliados como Brasil y Alemania.

Así mismo, se encontró que otros cientos de extranjeros estaban siendo interceptados por las agencias de espionaje de los Estados Unidos bajo la protección de leyes promulgadas durante el mandato del ex presidente estadounidense George W. Bush. De acuerdo con el proyecto PRISM, que surgió en el 2007 después de la aprobación de la enmienda Acto de Proteger a America (Protect America Act of 2007), esta medida retiró la necesidad de una orden judicial para que el gobierno estadounidense indagara y vigilara a objetivos extranjeros. Esto significa, que bajo este tipo de reglamentaciones si usted súbitamente es considerado de interés de las agencias de inteligencia estadounidenses, ningún juez debe avalar que usted en realidad sea peligroso para los Estados Unidos.

De acuerdo con datos revelados por el periódico The Guardian de Inglaterra, en un periodo de 30 días terminado en marzo de 2013, la NSA recolectó y procesó un total de 3 billones de conversaciones, imágenes y comunicaciones en línea. Lo anterior representa durante ese mes en promedio una interceptación de alrededor de 100 millones de comunicaciones por día. Una de estas pudo haber sido una de las suyas.

En definitiva, cuando usted y sus amigos comparten su información, las actividades del día anterior o incluso una conversación a través de las diferentes plataformas virtuales, es muy probable que si su gobierno local no está recolectando esta información, tal vez sea el de los Estados Unidos que lo está haciendo. En un mundo donde la información divulgada en internet se convierte en un material público, y en donde los gobiernos y las aplicaciones virtuales aún no crean reglas que protegen su privacidad, casos como los que se han mencionado en este artículo pueden estar sucediendo alrededor del mundo. Si bien es necesario proteger la seguridad de los países y la información en la internet puede permitir esto, ¿hasta qué punto es necesario abandonar ciertos derechos y dejarlos en mano de agencias casi secretas?

¿Se pueden predecir los sismos en América Latina?

¿Se pueden predecir los sismos en América Latina?

Salud para los migrantes indocumentados en California

Salud para los migrantes indocumentados en California