El fenómeno de la difusión de información falsa en Facebook y Twitter

El fenómeno de la difusión de información falsa en Facebook y Twitter

David Guzmán Fonseca- Uno de los factores positivos más importantes de redes sociales como Facebook y Twitter es que nos permite a cada uno de nosotros convertirnos en una fuente de noticias y de información. También posibilita que cada uno de nosotros podamos denunciar sucesos que vemos y que antes creíamos que no podíamos compartir, en particular en lo que tiene que ver a la actuación o falta de actuación de los agentes del gobierno. Es decir, nos da más voz para denunciar aquello que sucede en nuestro alrededor, creando una comunicación un poco más directa con aquellos que normalmente deberían escucharnos. Por otro lado, uno de los principales problemas con ese tipo de información y cómo se divulga es que en muchos de los casos la información no se verifica, como normalmente se haría en los medios tradicionales. En cualquier medio tradicional, la existencia de editores y personas encargadas de revisar los hechos hacen que el material que se hace público cuente con un mayor nivel de veracidad.

Sin embargo, cuando usted reenvía un trino en Twitter o vuelve a publicar algo que encontró interesante en el muro de uno de sus amigos en Facebook, normalmente ni usted ni sus amigos se toman el trabajo de verificar los hechos. Por ejemplo, hace poco se hizo pública en Twitter una foto de una mujer árabe que según la noticia había matado con sus propias manos a cerca de 100 combatientes del Estado Islámico. Pero una vez se trató de corroborar la veracidad de dicha información se encontró que esta noticia había sido impulsada por un ciudadano de la India y que la mujer era una completa desconocida.

Otros casos que han causado revuelo son aquellos en los que se publica en las redes sociales que ciertos personajes famosos han muerto. Uno de estos casos fue el del ahora muerto Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”. El actor mexicano que murió a comienzos de este año, había tenido que salir a desmentir en al menos tres ocasiones que no se encontraba muerto y que por el contrario se encontraba en ese entonces en su casa de Cancún en México. Otro que ha “muerto” en múltiples ocasiones en las redes sociales ha sido el reggaetonero puertorriqueño Daddy Yankee, quien no sólo ha tenido que desmentir su muerte sino que también ha tenido que negar los rumores de haberse declarado abiertamente gay en las redes sociales. Es decir, aquí no se salva ni el creador del Chavo ni mucho menos el promotor de la música urbana.

Un caso menos coloquial fue el de las fotos divulgadas sobre el fraude acontecido durante las elecciones presidenciales en Venezuela en el año 2013. Aunque muchos alegan que sí existió fraude electoral, en plataformas como Twitter y Facebook se divulgaron fotografías de miembros de las fuerzas militares quemando miles de papeletas electorales, las cuales terminaron siendo de elecciones en años anteriores. Este tipo de información solo logró polarizar aún más el ambiente electoral imperante en el país, en una de las elecciones más reñidas de los últimos años. En este caso, aunque los usuarios de Internet buscaban llamar la atención sobre un problema que probablemente si existió, lo hicieron basándose en pruebas que no correspondían con los hechos y sólo consiguió deslegitimar y desestabilizar aún más al sistema político venezolano.

Debido a la difusión masiva de información falsa es que han surgido sitios en línea como http://www.emergent.info y http://www.politifact.com que intentan comprobar si cierta noticia es falsa o verdadera. Sin lugar a dudas, este tipo de sitios, así como la actuación más activa de los medios de comunicación tradicionales son cada vez más necesarios en un mundo donde cada uno de nosotros se puede convertir en reportero o incluso creador de noticias. Debemos entonces tratar de ser más cuidadosos con lo que compartimos en el día a día, o tal vez el próximo en ser presa de una noticia falsa puede ser uno de nosotros.

Tarjetas de crédito del gobierno pagan por prostíbulos, casinos y sitios de pornografía

Tarjetas de crédito del gobierno pagan por prostíbulos, casinos y sitios de pornografía

¿Se pueden predecir los sismos en América Latina?

¿Se pueden predecir los sismos en América Latina?