Cuando la violencia toca el fútbol

Cuando la violencia toca el fútbol

Mario Vallejo- El fútbol es sin lugar a dudas el pasatiempo por excelencia de la gran mayoría de la población mundial. Sirve como una válvula de desahogo y también como una forma de llevar orgullo a una nación, pero lo malo es cuando se alcanza el extremo de la violencia en defensa de los colores de un club. Existen muchos ejemplos que demuestran hasta dónde la violencia ha llegado en este deporte:

  • Una de las rivalidades más grandes en el mundo futbolístico es entre el Boca Juniors y el River Plate de Argentina. Cuando estos dos equipos entran en contienda puede esperarse que haya problemas entre los aficionados, razón por la cual las fuerzas de seguridad se mueven masivamente a ofrecer seguridad, pero en muchas ocasiones resultan insuficientes. Una de las más tristes historias de los clásicos, conocida como “la tragedia de la puerta 12”, se dio en el año de 1968. Supuestamente por las temperaturas bajas y el aburrimiento, las 90.000 personas que se encontraban en el estadio quisieron salir a la misma vez, y mientras salían muchos de ellos empezaron a pelearse. La puerta número 12 del estadio Monumental del River Plate permaneció cerrada por razones aún desconocidas pese a la gran cantidad de personas que intentaban salir. Con los minutos la avalancha era más grande y las puertas permanecían cerradas. El resultado, 71 muertos, se procesó a los directivos del River Plate por negligencia, pero éstos fueron liberados de responsabilidad. Una de las teorías es que fue una orden del régimen militar que dominaba el país en ese momento.
  • El 29 de octubre de 2013 el exfutbolista Joao Rodrigo Silva Santos fue asesinado e impactó al mundo entero. A sus 35 años fue secuestrado en Rio de Janeiro, y en la madrugada su esposa encontró una mochila en su puerta con la cabeza del exfutbolista. No hubo amenazas ni posteriores ataques y se desconocen las razones del escalofriante asesinato, pero la investigación policial se enfocó en la venta de drogas, a la que Silva podría haberse vinculado de alguna forma.
  • El 1 de febrero de 2015 aficionados del Flamengo de Brasil invadieron el vestuario del Macaé durante su visita correspondiente al torneo regional de Rio de Janeiro. Los aficionados irrumpieron cuando cuatro jugadores se encontraban en la zona y los despojaron de sus pertenencias, amenazándolos con armas cortopunzantes. El guardameta Ricardo Berna fue agredido por uno de los inadaptados y terminó con un profundo corte en la cara.
  • En Honduras el 19 de enero de 2013 por la madrugada se dio un hecho sin precedentes. El entonces guardameta del Real España y la selección hondureña, Milton “El Chocolate” Flores fue asesinado por dos individuos en La Lima, Cortés. Según un testigo los asesinos eran aficionados del equipo españolista y por ende del jugador, al que mataron al confundirlo con “la víctima de turno” que tenía que morir en lugar de “El Chocolate”. Hasta el día de hoy no se ha confirmado esta versión y no hay pistas de los responsables.
  • Un aficionado del Avaí de Brasil falleció la madrugada del miércoles 24 de septiembre de 2014 a manos de aficionados del Paraná tras un partido correspondiente a la segunda división. La víctima fue João Augusto Grah de 27 años, que era además sobrino de uno de los directivos del equipo. El autobús en el que se conducían para salir de la ciudad de Curitiba fue emboscado y apedreado, y para la mala suerte de Grah varias piedras lo impactaron y terminaron con su vida muy prematuramente.
  • En la tercera de Argentina, hace solamente dos semanas durante un partido entre el Laferrere y el Dock Sud, se vivió un auténtico infierno. Corría el segundo tiempo cuando una horda de aficionados provocó disturbios fuera del estadio que luego pasarían dentro del inmueble. Para dar fe de la zozobra que se vivió, Diego Matías Jaime, jugador del Laferrere, escribió en Twitter: “Estamos atrincherados en el vestuario visitante, estamos todos bien… Esperemos pase todo rápido así volvemos a nuestras casas”. Al final no hubo muertos pero sí muchos heridos, entre ellos ocho policías que velaban por el orden y seguridad del resto de los aficionados.
  • El pasado 5 de febrero se dio la noticia del asesinato del presidente del Real España de Honduras, Mario Verdial. Curiosamente esto sucedió en La Lima, donde también fue asesinado Milton “El Chocolate Flores”. El entonces presidente se conducía en su vehículo cuando fue interceptado y tiroteado, y en la escena se encontraron más de 100 casquillos de bala. En el ataque también falleció el acompañante de Verdial y un vendedor que pasaba por el lugar. El entonces entrenador del equipo aurinegro, Javier Delgado, separó este hecho de lo futbolístico pese a que sólo 2 días antes el bus de las reservas del equipo fue atacado por aficionados del Olimpia mientras salía de Tegucigalpa con rumbo a San Pedro Sula. Aún se desconoce cuál fue la razón del asesinato de Verdial pero se presume que tenía que ver con las empresas que manejaba, entre ellas el Real España.

Incidentes como éstos se dan día a día y en todas partes del mundo, no solamente en América Latina. Hay que recordar la muerte este año de un aficionado en Madrid, las “barras” italianas y los hooligans en Inglaterra que también confunden la pasión por un equipo y la cambian por violencia. Este tipo de fanaticismo aleja cada vez más a los aficionados que pueden perder la vida por 90 minutos de lo que esperan será solo un momento de relajación, y además vemos como cada día la sombra del crimen organizado asoma su mano en un deporte que siempre ha sido caracterizado por su nobleza.

A 50 años de Selma, la lucha por los derechos civiles ahora toca a los Latinos

A 50 años de Selma, la lucha por los derechos civiles ahora toca a los Latinos

Desempleo hispano en los Estados Unidos: tendencias, retos y oportunidades

Desempleo hispano en los Estados Unidos: tendencias, retos y oportunidades