Latinizando a Hillary: Re imaginando a la posible candidata para el votante latino

Latinizando a Hillary: Re imaginando a la posible candidata para el votante latino

David Guzmán Fonseca- Mucho se ha hablado en la prensa de la importancia del votante latino en las elecciones presidenciales y legislativas en los Estados Unidos. Es recurrente leer sobre el 81% del voto latino que el presidente Barack Husein Obama obtuvo en el 2012 y cómo ésta votación fue fundamental en su triunfo. Igualmente es cada vez más común escuchar a candidatos políticos balbuceando una que otra palabra en español, con la añoranza de que esto los haga ver más pro-latinos. Ante un escenario político en el que los Latinos representan una fuerza política cada vez más importante, es de esperarse que los posibles candidatos por los partidos Republicano y Demócrata intenten hacer lo posible para ganar los favores del votante Latino. Aunque aún estamos lejos de las elecciones presidenciales del 2016, en el panorama político ya se manejan algunos nombres en ambos partidos que posiblemente competirán en las primarias y posiblemente en las elecciones. En el sonajero de candidatos se encuentran Jeb Bush por el partido republicano y Hillary Rodham Clinton por el partido demócrata. Aunque aquí vamos a enfocarnos en Hillary Clinton y los esfuerzos que ésta ha hecho y posiblemente hará en su búsqueda por latinizarse, es meritorio hablar de lo que Jeb Bush tiene en su favor. Para empezar, Jeb Bush puede considerarse un experto en lo latino, primero por sus estudios universitarios en Asuntos Latinoamericanos y su manejo del español, segundo por haberse casado con una mexicana hija de un migrante mexicano y tercero por haber sido gobernador durante dos periodos del considerablemente latino estado de la Florida. Además, el hermano de Jeb Bush, el expresidente George W. Bush obtuvo uno de los mejores resultados para un candidato republicano entre la población latina en las elecciones de 2004, recibiendo un apoyo del 44% de los votantes hispanos. Es posible que exista un efecto familia en las próximas elecciones. Sin embargo, debe aclararse que desde aquellas elecciones, el apoyo latino a los candidatos republicanos ha disminuido hasta un 27% en las elecciones de 2012.

¿Qué puede hacer Clinton, esposa de un expresidente estadounidense, con una imagen poco emocionante, para latinizarse? Aparte de las ventajas que le daría lanzarse por el partido demócrata, que día a día parece consolidar más su ventaja con el electorado latino, es de esperarse que Hillary reinvente algunos de sus aspectos para ser más popular que sus posibles rivales. De acuerdo con un artículo publicado recientemente en el Washington Post por Philip Rucker y Anne Gearan, Hillary Clinton ya se ha hecho a la tarea de reinventar su imagen en la búsqueda de aparecer más fresca y actual para el electorado estadounidense. Para tal labor se está asesorando de especialistas en marketing y diseño de imagen que han reinventando y actualizado marcas como Coca-Cola, AT&T y Walmart. A pesar de esto, no es claro si aquella estrategia también va enfocada hacia el público hispano.

Es de considerar que en la recaudación de fondos para las campañas, los grupos latinos son cada vez más importantes. Por ejemplo, en las elecciones del 2012, los fondos recaudados por el grupo “Futuro Fund” creado por la actriz Eva Longoria y el abogado puertorriqueño Andrés W. López, logró recaudar alrededor de 32 millones de dólares para la campaña reeleccionista del presidente Obama. No obstante, aunque Hillary parece en un inicio estar alejada del público hispano, ella tiene una larga cercanía con ciertos grupos latinos con bastante influencia. De acuerdo con una entrevista otorgada a Buzzfeed, el hijo del señor Eddie Escobedo quien fue dueño de varias cadenas de radio y periódicos hispanos en Texas, fue uno de los más fieles seguidores de Hillary durante las primarias democráticas del 2012. Es ésta una de las múltiples razones por las cuales Hillary Clinton logró en las primarias ganar en una proporción de 2 a 1 contra el entonces candidato Barack Obama. Por un lado más histórico, durante la fallida campaña a la gobernación de Texas del demócrata George McGovern en 1972, en la que Hillary y Bill Clinton apoyaron a este candidato, Hillary tuvo la oportunidad de conocer y trabajar con grupos de migrantes latinos, que normalmente no estarían a la disposición de cualquier candidato político y que posteriormente se convertirían en parte de su fortín político dentro del electorado hispano. No obstante, los tiempos han cambiado y el posible candidato republicano tiene posibilidades de congraciarse con el votante latino.

Uno de los aspectos que se pueden analizar con respecto a la estrategia de Hillary enfocada hacia la población latina puede verse en cómo se ha moldeado su posición frente al tema migratorio. En las primarias demócratas del 2012, cuando Hillary se enfrentaba a Barack Obama, en unos de los debates televisivos, la candidata dijo oponerse a las medidas que posibilitaban que inmigrantes ilegales tuvieran la posibilidad de obtener una licencia de conducir. Pero cuando en el 2014 antes de las acciones ejecutivas en el tema migratorio tomadas por el Presidente Obama, Hillary fue una de las primeras en mostrar su apoyo a tales medidas, mostrando una posición mucho menos radical que la mostrada en años anteriores. Por otro lado, cuando se le consultó sobre el tema de la crisis migratoria en la que miles de menores no acompañados estaban cruzando la frontera, ella sostuvo que éstos debían ser devueltos a sus países. Esto demuestra que la posible candidata aun tiene mucho camino por recorrer en congraciarse y conquistar el voto latino. Si bien es cierto que posee cierta ventaja por la experiencia política que ya posee, así como por el partido político al cual pertenece, la latinización de Hillary necesita más que unos retoques superficiales y por el contrario amerita que se den cambios profundos que se conecten a fondo con las necesidades del votante hispano. La acción ejecutiva del presidente Obama le da una ventaja significativa, pero es necesario que la posible candidata Hillary se muestre no sólo más interesante, sino también mucho más Latina.

Obamacare: la ley de la discordia

Obamacare: la ley de la discordia

En Ecuador la libertad de prensa sigue un patrón conocido en Latinoamérica

En Ecuador la libertad de prensa sigue un patrón conocido en Latinoamérica