Las Patronas de La Bestia

Las Patronas de La Bestia

Mario Vallejo- Corría el año de 1995; la privatización de los ferrocarriles nacionales y la desaparición del tren de pasajeros obliga a los migrantes a viajar en condiciones inhumanas, arriesgando su vida por un futuro incierto. Es en ese momento cuando un grupo de mujeres se une e inicia el grupo conocido como “Las Patronas”, que nació el 15 de abril de aquel año ya tan lejano. El grupo consta de aproximadamente 15 mujeres que día a día reparten comida a los migrantes centroamericanos que buscan cruzar a los Estados Unidos en el tren conocido como “La Bestia”; además defienden el derecho de las personas a transitar libremente, por el mundo, a una vida digna y a una libertad general.

Las Patronas también luchan por los derechos de los migrantes, especialmente en México, que se ha conocido popularmente como “el triángulo de las Bermudas” para los migrantes, que son diariamente saqueados, asesinados y secuestrados por grupos criminales; además, los viajeros deben escapar de la Patrulla Fronteriza para lograr cruzar y dejar atrás la pesadilla que han atravesado.

Ayuda

Las Patronas reciben apoyo por medio de donaciones, las cuales son entregadas por el tren. Varios pueblos fronterizos envían cosas como grandes bolsas de comida, medicinas y ropa para satisfacer las necesidades básicas, pues muchas veces las personas pierden todo en el camino. Por otra parte, diariamente son muchas las personas que han sido beneficiadas que se quedan durante un tiempo sirviendo como voluntarios.

Las Patronas se ha convertido en una asociación que más que ofrecer comida y ropa también ofrece esperanza. En un territorio tan hostil y en una situación tan delicada la sensación de seguridad es muy importante para finalizar el resto del camino; aparte es una organización muy respetada en toda la línea fronteriza.

Según explicó una de las integrantes del grupo, Las Patronas se conforma por hombres y mujeres; sin embargo, los hombres son los encargados a trabajar cerca de las vías, ya sea recibiendo migrantes o donaciones, y en el albergue están las mujeres, que son las que ven los visitantes cada día.

Problemas

Como toda acción siempre existe algo que la contradice. Según el testimonio de las mujeres trabajadoras, sus esposos no comprenden por qué ofrecen tanto tiempo a los migrantes y no en sus hogares. Por su parte los vecinos reclaman diariamente por la basura que se esparce por el camino una vez que se entrega la comida.

Los grupos criminales no son un problema para Las Patronas, pues no han recibido una tan sola amenaza en sus 20 años; sin embargo es una de las razones por las cuales desarrollan su labor.

Premio a los Derechos Humanos

En el año 2013 Las Patronas recibieron el premio a los Derechos Humanos por su lucha por defender a los que no tienen defensa. "Para nosotros es de suma importancia. Implica más compromiso, es llevar el mensaje más lejos, porque eso no puede quedarse aquí", dijo en su momento Norma Romero, una de las líderes del grupo, sobre el galardón otorgado. También existe un documental muy laureado internacionalmente sobre la organización y el calvario de los migrantes.

Según Norma Romero la transparencia ha sido clave en todo el éxito obtenido y en la credibilidad de las personas, pues las pocas donaciones que reciben de escuelas y universidades son manejadas de manera honesta.

Romero define a Las Patronas como una iglesia, la cual no desarrolla su trabajo en un templo, sino que afuera, en las vías. Se podría decir que ella y otros miembros de Las Patronas emulan el verdadero significado del cristianismo: ofrecer esperanza y ayuda a quien más lo necesita.

¿Qué le pasa a la democracia cuando pierde su legitimidad? Tres casos latinoamericanos

¿Qué le pasa a la democracia cuando pierde su legitimidad? Tres casos latinoamericanos

Migración de menores no acompañados a los Estados Unidos

Migración de menores no acompañados a los Estados Unidos