¿Océanos azules?

¿Océanos azules?

Mario Vallejo- La contaminación oceánica aumenta a un ritmo que muy pronto veamos a los océanos de una manera muy diferente a la actual. Los océanos de nuestro planeta tienen un aproximado de 46.000 piezas de plástico por milla flotando a la deriva, esto sin contar otro tipo de desechos que el ser humano lanza día a día, afectando la vida silvestre así como su propia calidad de vida. Se estima que anualmente son lanzadas al océano 8 millones de toneladas métricas de desechos. ¿Adónde va toda esa basura? Un estudio realizado por investigadores de Estados Unidos y Australia ha encontrado a los países más contaminantes de los océanos, además señala a los 192 países con fronteras costeras como colaboradores al creciente problema de la basura flotante con 275 millones de toneladas métricas de desechos plásticos por año.

China: es el país con mayor porcentaje de contaminación oceánica. En el año 2010 8,8 millones de toneladas métricas fueron producidas en plástico; entre 1,3 y 3,5 millones terminaron flotando en el océano.

Indonesia: con una producción de 3,2 millones de toneladas métricas terminaron en el océano 1,3.

Filipinas: su aporte a la contaminación oceánica fue de 1,9 millones de toneladas métricas.

Vietnam: 1,8 millones de toneladas provienen de este país; curiosamente todos los países que encabezan la lista pertenecen a la misma región, debido a la alta producción, la cual va ligada directamente con la cantidad de desechos.

Egipto: colabora con 1 millón de toneladas métricas de basura. Se estima que desde el año de 1973 hasta la fecha hay un incremento de 650% en cuanto a la producción de plástico. La preocupación es colectiva pues este tipo de contaminación afecta directamente al ser humano a través de sus alimentos extraídos de los mares; además existe el riesgo de reacciones químicas graves.

Impacto en la vida marina

Los animales marinos, tales como tortugas y medusas se ven seriamente afectados por la contaminación. Las tortugas suelen consumir bolsas plásticas al confundirlas con medusas, muriendo por asfixia; por su parte las medusas consumen pequeños pedazos de plástico que se cuelan con el zooplancton, posteriormente son consumidas por animales más grandes y al final de la cadena el ser humano recibe todas las toxinas del plástico.

Según las investigaciones se estima que al menos 267 especies se ven afectadas por este tipo de contaminación. Es escalofriante saber que jeringas y otros residuos médicos, que deberían ser desechados totalmente, han sido encontrados en el estómago de aves pescadoras y de animales marinos.

La basura no flotante

La preocupación, así como la basura, va más debajo de la superficie. En los océanos hay en las profundidades aproximadamente la misma cantidad de basura que la que flota en las superficies. Si bien especies como crustáceos o corales aprovechan tipos de contaminación como los naufragios para propagarse no se conoce de ninguna especie que utilice los desechos plásticos, por lo que hay zonas donde no existe la vida por el alto índice de toxinas.

En el año 2008 el contratista de construcción, Richard Owen, creó el Environmental Cleanup Coalition (Coalición para Limpiar el Medio Ambiente) para colaborar con la limpieza de los océanos y el reciclado de los desechos extraídos.

Solución

El problema en si no radica en los océanos, es ineficiente recoger la basura pues la raíz del asunto va mucho más arriba, es un asunto “comercial y municipal”, tal como dijo Doug Woodring, cofundador de Ocean Recovery Alliance (Alianza para la Recuperación de los Océanos). “El océano simplemente está río abajo de nuestras actividades. La verdadera solución está río arriba en el lado del productor y usuario", aseguró Woodring recientemente en una entrevista otorgada a CNN.

Lo más lamentable de todo el asunto es la propia tolerancia de la población. Al final el mundo que heredaremos a generaciones futuras carecerá de muchas de las cosas que disfrutamos actualmente; además estamos asegurando una pobre calidad de vida a los futuros pobladores.

Cerca de un 90% de la superficie oceánica está contaminada de una u otra manera por mano del ser humano. La situación cada vez es más preocupante, pues si se mantiene la tendencia muy pronto podríamos tener una situación irremediable, destruyendo los 2 tercios del planeta representados por los océanos.

Le ponen frenos a la Acción Ejecutiva

Le ponen frenos a la Acción Ejecutiva

Caso Nisman: una película de espionaje con un final por ser escrito

Caso Nisman: una película de espionaje con un final por ser escrito