Museo de Arte de Portland. Automóviles y Motocicletas de los años 30

 Foto: Portland Art Museum

Foto: Portland Art Museum

Cristina Jácome- Este verano, el Museo de Arte de Portland se complace en presentar The Shape of Speed (La forma de la velocidad: automóviles y motocicletas aerodinámicas, 1930-1942). La exhibición contará con dieciocho autos y motocicletas aerodinámicas, los mejores de la época, que demuestran cómo los diseñadores automotrices traducían el concepto de la eficiencia aerodinámica y lo aplicaban a las máquinas de rodar.

La obsesión por la aerodinámica logró que estos automóviles se vean como si estuvieran en movimiento, aunque estén detenidos. Los diseños de la época (antes de la Segunda Guerra Mundial) eran orgánicos: por ejemplo, emulaban la clásica lágrima que se pensaba en ese entonces era perfecta para combatir el viento. En algunos casos, aunque en realidad no eran más veloces que sus predecesores, su apariencia los hacía parecer más rápidos.

La inspiración para hacerlos venía de otros medios de transporte más grandes y más veloces. Los dibujos de la ingeniería y las fotografías de ese tiempo muestran diseños de trenes, barcos, yates y aviones que influyeron en los fabricantes de estos automóviles. Entre los destacados ingenieros y diseñadores se incluyen Paul Jaray, Richard Buckminster Fuller, Norman Bel Geddes, Raymond Loewy, Harley J. Earl, Hermann Ahrens, Jean Bugatti y más.

Para estos creadores, el estudio de la resistencia al viento de los automóviles se convirtió en uno de los objetivos más buscados, y aunque no siempre se dieron los resultados esperados, su búsqueda impactó estética y culturalmente al mundo entero. La aerodinámica, además de afectar a los autos, cambió también la forma de los camiones, las locomotoras y hasta las cosas del hogar, como la radio, la tostadora, los cubiertos y hasta el sacapuntas.

Un automóvil que tuvo una gran repercusión en ese entonces, y que se mostrará en la exhibición, fue el Stout Scarab, de 1936. El diseñador de aeronaves William Bushnell Stout creía que usar materiales livianos, junto a técnicas de construcción de aeronaves, podría resultar en un auto aerodinámico, futurista, rápido y mucho más económico. En su diseño puso el cuerpo y el chasis de una forma unificada a las cuatro llantas en las esquinas del vehículo, para aprovechar el mayor espacio en el interior y un motor Ford V8 en la parte posterior. Los asientos se podían mover, tenía una mesa plegable y un pequeño diván. Este auto se anticipaba la minivan moderna, pero no pudo despegar por su alto precio.

Otros automóviles que estarán de muestra son: Mercedes-Benz, Porsche, Bugatti, BMW, Bentley, Voisin, Talbot-Lago, Adler, Cord o Chrysler. En cuanto a motocicletas, habrá una Henderson KJ totalmente aerodinámica y una BMW R7 desarrollada a mediados de 1930, que estuvo perdida por décadas, pero fue recuperada en el 2005 y más tarde, completamente restaurada.

Si quieres darles una mirada a los automóviles más deseados de los años 30, la exhibición promete llevarte a un viaje por la historia. Se inaugura el 16 de junio y permanecerá abierta hasta el 16 de septiembre de 2018.

LocalTilde Communications, LLC