El difícil trabajo de poner límites a nuestros hijos

parents.gif

Camila Ogallar- Al fin parece ser que todo se va acomodando; tenemos una rutina, hemos aprendido cómo hacer dormir a nuestros hijos, los juegos que más disfrutan, pero de pronto… aparecen los primeros caprichos y los signos de que tenemos que empezar con la parte más difícil de la educación: poner límites.

Muchas veces tratamos de evitar llegar a la etapa de los límites, y esto puede ser por varias razones. Por ejemplo, cuando los padres trabajan y sienten que están ausentes, la culpa juega en contra, y el poco tiempo que comparten con sus hijos no quieren “desaprovecharlo” con un reto. Sin embargo, los límites son necesarios y no es tiempo desaprovechado, sino todo lo contrario. El niño los necesita para desenvolverse en la vida y empezar a tener conciencia de lo importante que es la responsabilidad.

Algunos puntos clave que hay que tener en cuenta en el momento de poner límites son:

  • Comunicarse con claridad y explicarles a nuestros hijos los motivos para que entiendan las consecuencias.
  • Ser firmes en lo que decimos. Si una vez dijimos que no, ser constantes y no cambiar de opinión.
  • Tener confianza en que lo que estamos haciendo es para su bienestar. Aunque ellos sientan que somos “malos”, debemos estar seguros de que la educación que les damos es el tesoro más preciado que pueden heredar, y en un futuro lo agradecerán.
  • La comunicación es clave en todos los aspectos, tanto para hablar de los sentimientos de nuestros hijos, si necesitan ayuda, si tienen algún problema, como también para hablar de reglas. Las acciones impulsivas y los gritos nos hacen sentir mal a nosotros y muchas veces no logran el objetivo buscado.
  • Cuando los hijos trasgredan una regla, es importante que sepan la consecuencia, y que esta se cumpla.

Por último, cada vez que pongamos un límite, hay que brindarles una conducta alternativa, así el límite no se convertirá en sinónimo de prohibición absoluta. Ante todo, es necesario entender y estar conscientes de que los límites son algo positivo que estamos haciendo por ellos