El muro que Trump prometió que México pagaría pero que por ahora pagarán los estadounidenses

 Foto: Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (CC0)

Foto: Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (CC0)

David Guzmán Fonseca- El cumplimiento de la famosa promesa de campaña sobre la construcción de un muro en la frontera con México que Donald Trump hizo en junio de 2015 parece cada vez más distante. Si bien, en un principio, el entonces candidato republicano bajaba las doradas escaleras eléctricas de la torre que lleva su nombre en la Quinta Avenida de Nueva York asegurando que construiría “una bella y magnífica pared” pagada por el Gobierno mexicano, una vez elegido parece que la idea de un grandioso muro pagado por los mexicanos se ha convertido en una promesa vacía.

Su retórica antimigratoria, parte esencial de la campaña presidencial de 2016 y sobre la que se cimentó el triunfo del candidato republicano, le permitió convertir la construcción del muro en uno de sus puntos de discusión favoritos, punto además que le ayudó a cimentar su base electoral.

No obstante, desde el momento en que visitó al presidente mexicano Enrique Peña Nieto, antes de ser elegido y después en una conversación telefónica que sostuvo con este en enero de 2017, Trump comenzó a ser consciente de la dificultad de su propuesta. Fue el mismo Peña Nieto quien en ambas ocasiones le manifestó que ni el Gobierno mexicano ni los mexicanos pagarían el muro.

De acuerdo con transcripciones de la conversación telefónica sostenida entre ambos mandatarios a pocos días de la toma de posesión de Trump en 2017, este hizo entender que sabía que México no pagaría por el muro, pero le pedía a su contraparte mexicano mejor dejar el tema fuera de las declaraciones oficiales porque se le podía convertir en un problema.

En enero de 2018, el jefe de Gabinete de Trump, John Kelly, en medio de una entrevista con la cadena Fox News, aseguró que el presidente había cambiado su posición con respecto al muro y que lo que había manifestado con respecto a este era el resultado de una falta de información. Igualmente, declaró que hacer que el Gobierno mexicano pagara por el muro no era tan factible, pero que tratarían de encontrar otros medios para conseguirlo. Entre estos otros medios se encontraban mayores impuestos a las remesas que los mexicanos enviaban a sus familias, imponiendo costos adicionales y tarifas a las exportaciones mexicanas o a través de la renegociación del NAFTA.

No obstante, al día siguiente, el propio presidente desmintió a su jefe de gabinete y anunció en Twitter que su plan con respecto al muro seguía en pie y que nada había cambiado.

Dentro de las recientes discusiones para la aprobación del presupuesto del Gobierno federal de los EE. UU. también ha comenzado a rondar el tema de la financiación del muro, que, según estimaciones del Washington Post, costaría alrededor de 25,000 millones de dólares. Aunque Trump demandaba en un principio esta suma para la construcción del muro, poniendo este monto como condición para la protección de los jóvenes que llegaron a los EE. UU. siendo niños, conocidos como los dreamers, se espera que en su nuevo presupuesto solo pida 3,000 millones de dólares. A este dinero se le deben sumar los 14,000 millones adicionales que está solicitando para reforzar la agencia encargada de la protección de fronteras.

Por ahora la construcción y la financiación del muro parecen solo estar claras en la mente del mandatario estadounidense, aunque este cada vez sea más consciente de que serán sus votantes y no los mexicanos quienes terminarán pagándolo. Aunque Trump insista en que de una u otra forma hará pagar a los mexicanos por el muro, no está claro cuál será el método o cómo funcionará en la práctica, y mucho menos tiene en cuenta cómo imponer tarifas a productos mexicanos puede afectar el bolsillo de los consumidores estadounidenses al aumentar su precio final, por lo que es innegable que una buena parte de lo necesario para construir el muro, si es que se llega a construir, caerá más sobre Estados Unidos que sobre México.

NacionalTilde Communications, LLC