En Portland el problema no es el desempleo sino la falta de trabajadores

  Foto:  Pexels (CC0)

Foto: Pexels (CC0)

David Guzmán Fonseca- La expansión económica de Oregón continúa sorprendiendo a los economistas, así como también lo hacen las cifras de desempleo en el estado. De acuerdo con la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio de Estados Unidos (BEA, por sus siglas en inglés), tan solo en el 2016 el PIB de Oregón creció en un 3,8%, es decir, más del doble del promedio nacional, que fue de 1,5% en el mismo año.

Asimismo, según el Departamento de Empleo de Oregón, en noviembre de 2017 la tasa de desempleo del estado se mantuvo cerca de un mínimo histórico, un 4,2%, y el crecimiento del empleo se mantuvo estable.

Sin embargo, muchos analistas económicos, e incluso la Oficina de Análisis Económico de Oregón, comienzan a prever una desaceleración de la economía en los próximos años que podría desencadenar en una recesión, a pesar de que en este momento la economía del estado continúa disfrutando de una expansión inusualmente larga.

Una de las principales preocupaciones que ha resonado entre los analistas es que Oregón está teniendo dificultades para sostener y proveer un número suficiente de trabajadores calificados para mantener así su crecimiento. Debido a que el desarrollo económico ha generado miles de empleos en el estado después de la crisis económica de 2008, se ha llegado a un punto en que solo un pequeño margen de la población no está desempleado, y es en este punto en el que las empresas comienzan a tener dificultades para ocupar los puestos de trabajo con trabajadores calificados —lo que se conoce en economía como el pleno empleo—. El pleno empleo no se debe entender como el que todas las personas están empleadas, sino más como el punto en que las empresas no pueden contratar más personas porque las que están disponibles no tienen las habilidades que se necesitan.

Durante los últimos años, la escasez que comenzaba a presentarse fue compensada por los flujos de jóvenes preparados que llegaban al estado motivados por los buenos salarios y los bajos costos de vida. Sin embargo, ya los jóvenes migrantes y los residentes no dan abasto, y ahora es más difícil atraer a otros trabajadores del país en busca de oportunidades, ya que el estado se ha vuelto mucho más caro para vivir y, por ende, menos llamativo.

En este sentido, el economista Bob Whelan, de ECONorthwest, argumenta que “la escasez de trabajadores disponibles es un problema grave”. Señaló que los contratistas dicen que miles de trabajos de construcción en el área de Portland no se llenan porque el volumen de trabajo ha superado con creces la mano de obra disponible. Tan solo en los primeros diez meses del año fiscal de 2017, la ciudad de Portland expidió 12,000 permisos de construcción con una inversión de 2,500 millones de dólares. Sin embargo, los trabajadores nunca aparecieron.

De esta forma, si bien la economía de Oregón sigue presentando buenos síntomas, y el bajo desempleo es una muestra de esto, el problema que ahora se avecina es la escasez de mano de obra calificada para suplir la demanda de trabajadores. Con el boom que se viene presentando en el sector de la construcción en el estado, y en particular en Portland, ya es bastante claro que la escasez de obreros calificados es una realidad, y eso abre miles de oportunidades para los latinos que habitan en la región.

LocalTilde Communications, LLC