Un adolescente, sospechoso de provocar el fuego

Un adolescente, sospechoso de provocar el fuego

Foto: Alejandro Picard

Foto: Alejandro Picard

Ana Stollavagli- Tiene solo quince años, vive en Vancouver y, para la policía, es el probable responsable de lanzar los fuegos artificiales con los que el sábado se originó el incendio de Eagle Creek. Una catástrofe para los bosques de Oregón, que ya perdieron más de 30,000 acres en lo que pudiera ser uno de los peores siniestros de su historia. “Vi a este menor lanzar una bomba de humo hacia el cañón”, aseguró la excursionista Liz FitzGerald, y agregó: “Probablemente estaba a cuatro pies de distancia de él y le dije: ‘¿Te das cuenta de lo peligroso que es esto? Hay un incendio en el camino, este lugar es muy seco’”. La testigo, de cuarenta y ocho años, continuó relatando cómo el adolescente y sus amigos de ambos sexos se reían, uno de ellos registraba la escena en video con un teléfono celular, y mientras la pirotecnia caía por un acantilado, yendo a parar a la copa de los árboles. Luego, el grupo siguió caminando por el sendero, y ella fue en busca de la policía.

Las autoridades confirmaron esta versión e indicaron que recibieron una descripción y una fotografía del joven con la que pudieron identificarlo, y que sus padres están colaborando en la investigación, del mismo modo que algunos de los chicos que lo acompañaban. “Fue un acto negligente e imprudente”, declaró el vocero de la Policía estatal, Bill Fugate, y advirtió que el sospechoso podría enfrentar desde cargos menores por imprudencia temeraria, hasta algunos tan graves como el incendio criminal.

Este siniestro puso en riesgo la vida de 140 excursionistas, que quedaron atrapados entre las llamas, cerca del río Columbia, y fueron puestos a salvo la madrugada del domingo en un dramático rescate.

El fuego obligó al cierre de un tramo de la ruta Interestatal 84, el humo envició el aire de la zona, lo que redujo la visibilidad notoriamente, y las cenizas se dispersaron por áreas metropolitanas. Paisajes de ensueño están bajo amenaza, así como la bahía Bull Run, la fuente de agua potable de uno de cada cinco habitantes del estado.

Hasta ahora, cientos de hogares han sido evacuados por los incendios que se abaten tanto en Oregón como en el estado Washington, algunos de los cuales comenzaron a principios de julio y aún no pudieron ser controlados.

Mientras un millar de bomberos continúan en una lucha denodada contra las llamas, la policía sigue investigando esta tragedia ambiental. Expertos analizan las redes sociales para encontrar nuevas pruebas del incendio en Eagle Creek y piden a la comunidad que, de acceder a algún video que sirva como evidencia, lo remitan a la policía. La línea para brindar información sobre este incidente es (503) 375-3555. Y es que, según el vocero Fugate: “Aún hay muchos cabos sueltos por atar”.

México, sacudido por el peor terremoto en cien años

México, sacudido por el peor terremoto en cien años

Irma, al acecho

Irma, al acecho