El Senado aprueba la reforma fiscal más impactante de su historia reciente

El Senado aprueba la reforma fiscal más impactante de su historia reciente

congress.jpg

El Senado aprueba la reforma fiscal más importante de su historia reciente

Francisco Machalskys- Bajo el signo de la polémica y la crítica ha venido tratando Donald Trump de materializar su lista de promesas electorales que sin duda divide la opinión pública Estados Unidos a la mitad. Y así, en medio de intensas discusiones y encontrados sentimientos esperanzadores y agoreros, el Senado estadounidense aprobó la reforma fiscal —la más importante de los últimos 30 años— propuesta por el exmagnate ocupante de la Casa Blanca, lo que ha supuesto su primera gran victoria legislativa y política.

La moción, aprobada con 51 votos republicanos a favor y 48 demócratasy uno republicano en contra, estuvo a punto de dar al traste gracias a la aguda visión de los legisladores, que en principio se preguntan cómo diantres compensar el billón de dólares de déficit que supone esta reforma. La duda, válida por demás, retrasó su sanción hasta el primer día de diciembre.

El gran argumento de la parte gubernamental es que la reforma fiscal generará un esperado crecimiento económico de 407,000 millones de dólares y supone un recorte de impuestos de 1,5 billones de dólares. Por supuesto, cualquiera que domine las matemáticas elementales sabe que la cifra de crecimiento estimado no cubriría ni la mitad del gran agujero deficitario. Así, los senadores Bob Corker y Jeff Flake sacrificaron su buena cuota de sueño tratando de reducir en, al menos, 500,000 millones de dólares el déficit a través de cambios en el proyecto de ley.

Finalmente, el sábado 2 de diciembre a la 1:36 de la mañana —lo que en el argot latino se conoce como un madrugonazo, para referirse a un acto de aprobación acelerada— el Senado dio finalmente su visto bueno. En lo sucesivo, el Senado solicitó la comparación del texto corregido previo a su sanción contra el texto recibido por la Cámara de Representantes hace un mes. Cabe destacar que el senador republicado Bob Corker fue el único de su fila que votó en contra, sumándose a la oposición demócrata.

Como ya fue reflejado en un trabajo anterior publicado por Tilde Noticias, esta medida ofrecería una rebaja del 35 al 20% de la tasa impositiva para las empresas, así como una simplificación de las siete categorías existentes de impuestos individuales a apenas tres: del 12, 25 y 35%. Asimismo, eliminaría el impuesto de sucesiones, otorgaría deducciones a las familias con hijos y establecería, en contraparte, nuevas cláusulas de pago para adultos independientes.

Como ya es su costumbre, el presidente Trump manifestó su beneplácito ante esta aprobatoria a través de su cuenta Twitter, agradeciendo a la Cámara de Representantes en pleno y a los senadores republicanos por “el arduo trabajo y el compromiso para lograrlo”, al tiempo que aseguró “firmarla antes de Navidad”.

Sin embargo, los medios reportaron escaso entusiasmo del público ante la medida. “Las leyes grandes rara vez son populares. ¿Recuerdan lo impopular que era el Obamacare cuando se aprobó?”, justificó el senador Mitch McConnell en una entrevista, agregando que la recién aprobada ley “es justo lo que necesita el país para empezar a crecer de nuevo”.

Para los demócratas y opositores, por su parte, la medida sería más bien una prebenda del Partido Republicano en favor de sus empresas y contribuyentes, financiada por las personas con menos ingresos, que recibirían un descuento ínfimo en comparación. Así lo señaló el Comité Conjunto sobre Impuesto, organización apartidista del Congreso, agregando que para 2027 terminarán pagando más impuestos las familias que ganen menos de 75,000 dólares anuales. Entre ese grupo etario se ubicarían muchas personas latinas, según señalaron grupos militantes, como Mi Familia Vota y el National Immigration Law Center, recordando además que figuras de ayuda social como Medicare y Medicaid sufrirán recortes de hasta mil millones de dólares.

Habrá que esperar las reacciones del gran público, ese que sigue pagando sus impuestos y que se verá a la larga pagando más tributos que las grandes empresas. Ya por su parte, una decena de manifestantes hizo sentir su voz de rechazo en las calles de Manhattan, en Nueva York, y contó además con la presencia del alcalde de la ciudad, Bill de Blasio. Y es que no pocas personas parecen coincidir con el senador demócrata Chuck Schumer, quien dijo que esta ley “está alejada de la realidad de lo que necesita el pueblo estadounidense. […] Una ley revisada de 479 páginas que nadie pudo leer con detenimiento poco antes de la votación final”.

Crisis en Honduras. El Gobierno decreta el toque de queda

Crisis en Honduras. El Gobierno decreta el toque de queda

Cambios en el TPS para los ciudadanos nicaragüenses

Cambios en el TPS para los ciudadanos nicaragüenses