Alabama elige a Doug Jones, primer senador demócrata desde 1992

Alabama elige a Doug Jones, primer senador demócrata desde 1992

Foto: By Digital Campaign Manager Doug Jones for Senate (Doug Jones for Senate Committee) [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons

Foto: By Digital Campaign Manager Doug Jones for Senate (Doug Jones for Senate Committee) [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], via Wikimedia Commons

María González Chaves- Con una mayoría ajustada, un 49,9% de los votos frente a un 48,4%, Doug Jones, exfiscal federal de 63 años, se convertía ayer martes por la noche en el primer senador demócrata en 25 años en uno de los estados más conservadores del sur de los Estados Unidos.

Apenas 20,000 votos han separado a Jones de su rival republicano, Roy Moore, alias La Roca, pero han sido suficientes para que la mayoría del partido de Donald Trump en el Senado se vea menguada, más todavía —pasa de tener 52 a 51 senadores frente a los 49 demócratas—, y para librar al estado sureño del discurso ultrarreligioso, xenófobo, partidario de restringir la inmigración y lleno de odio hacia los homosexuales del siempre polémico Moore. Jones, en cambio, es conocido, entre otros, por haber procesado cuando era fiscal a miembros del Ku Klux Klan que acabaron con la vida de cuatro niñas afroamericanas en Birmingham.

Con varios “gracias” llenos de efusividad y un “Debo decirles algo: tengo la sensación de que he estado toda mi vida esperando este momento, y ahora no sé qué decir” empezaba su discurso el recién nombrado gobernador de Alabama, discurso en el que también habló de “dignidad y respeto” y aseguró que el estado se encuentra ahora, por fin, en el camino correcto. Y no se ha olvidado de dar las gracias a las minorías, sin las cuales, no hubiera alcanzado esta victoria. De hecho, el voto afroamericano, que representa un 29% del total de electores, ha ido a Jones casi en su totalidad en estos comicios especiales, convocados después de que Jeff Sessions se convirtiera en fiscal general.

Como pasó con los recientes triunfos demócratas en otros estados, Donald Trump vuelve a recibir un revés, que sirve para indicar el rumbo que pueden tomar las elecciones de 2018, momento en el que cambiará la Cámara de representantes y se renovará el Senado. Esta victoria dificulta, además, que el presidente pueda llevar a cabo algunas de sus propuestas de campaña, como ya le pasó cuando intentó derogar el Obamacare.

Trump, que en las últimas semanas prestó su apoyo a Moore, aunque a su modo y con objeciones, no ha tenido más remedio que felicitar al ganador, si bien ha minimizado la derrota republicana y ha declarado, en uno de sus tuits más recientes, que en un primer momento apoyó la candidatura Luther Strange porque sabía que Moore no podría ganar las elecciones a senador, y la derrota que esperaba se ha confirmado, para concluir: “Roy trabajó duro, pero lo tenía todo en contra”.

Hasta hace unas semanas, los sondeos daban un claro ganador, y no era precisamente Jones; Moore era el favorito, hasta que se conocieron varias acusaciones de acoso sexual en su contra, algunas de ellas a menores cuando él tenía 30 años. Me too (Yo también), el movimiento que lucha en Estados Unidos contra el acoso sexual, ha conseguido un nuevo reto, sin duda, al contribuir a que las aspiraciones del fiscal sureño terminen.

¿Estamos a las puertas de una era de internet discriminatorio?

¿Estamos a las puertas de una era de internet discriminatorio?

Trump reconoce Jerusalén como capital de Israel  (y cumple así otra de sus promesas electorales)

Trump reconoce Jerusalén como capital de Israel (y cumple así otra de sus promesas electorales)