Tiemblan los poderosos del planeta con la filtración de los ‘paradise papers’

Tiemblan los poderosos del planeta con la filtración de los ‘paradise papers’

saint-marting-sunset-through-the-palm-trees-toby-mcguire.jpg

Francisco Machalskys- No ha terminado de recuperarse el mundo del shock que hace apenas un año causó la publicación de documentos reveladores sobre los “truquitos” aplicados por connotados personajes públicos para blindar sus fortunas por medio de la evasión fiscal y el blanqueo de capitales —los famosos papeles de Panáma— cuando un nuevo ataque informativo ha puesto en apuro a más de una rutilante estrella, combativo político y hasta una que otra testa coronada.

Se trata de los papeles del paraíso (paradise papers, en inglés), una filtración de nada menos que 13,4 millones de documentos atribuidos en buena parte a reconocidas firmas de financiación offshore, es decir, que ofrecen grandes ventajas fiscales, o consorcios dedicados a brindar asesoramiento sobre cómo canalizar capitales, legales o no, hacia jurisdicciones económicas que ofrecen cargas arancelarias mínimas, incluso a veces nulas, con tal de atraer cuantiosas masas monetarias. A esas “jurisdicciones económicas” se las conoce por el infausto término de paraísos fiscales.

Lo interesante —o terrible, según cómo se mire— es que el grueso de esta información incautada por Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), un equipo de más de 380 periodistas adscritos a una centena de reconocidos medios —entre los que se cuentan The Guardian, BBC y The New York Times—, pone al descubierto las andanzas financieras non sanctas de, no solo encumbradas personalidades destacadas en distintos ámbitos a nivel mundial —de hecho involucra a 127 líderes políticos—, sino que abarca además a empresas y naciones “respetables” que, supuestamente, estarían inmersas en delitos financieros y morales.

Los ricos solo quieren divertirse (y no pagar la cuenta)

Conocida como los ‘papeles del paraíso’, esta impresionante compilación documental publicada por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, de tendencia liberal, devela, en primer lugar, un listado de personalidades que habrían incurrido en la evasión fiscal como método para resguardar sus fortunas.

La más relevante del listado es, sorpresivamente, la reina Isabel II de Inglaterra, de quien el Ducado de Lancaster habría invertido unos diez millones de libras correspondientes a su fortuna personal en fondos offshore con sede en las Islas Caimán. Asimismo, se reveló que había invertido en la firma inmobiliaria BrightHouse, acusada de préstamos irresponsables a personas de pocos recursos, y en la cadena licorera Treshers, que quebró tras deber una millonaria suma en impuestos y dejó a seis mil personas sin empleo.

Otros personajes importantes que también se han visto envueltos por el escándalo son, según la investigación, un asesor cercano a Justin Trudeau, primer ministro canadiense, quien irónicamente ha venido haciendo campaña en contra de los paraísos fiscales; así como Lord Ashcroft, reconocido donante del Partido Conservador británico, y un importante accionista del equipo de fútbol inglés Everton FC, o la mismísima primera ministra británica, Theresa May, y a la siempre irreverente cantante Madonna. 

Asimismo, la lupa cayó sobre gigantescos consorcios como Nike y Apple, que según esta investigación se valdrían de una agresiva evasión fiscal como método para minimizar gastos. Sin embargo, otras revelaciones causaron verdadero estupor social, como el presunto reembolso que hacen los Gobiernos de Malta y de Isla de Man a multimillonarios dueños de lujosos yates y jets, y los préstamos secretos desembolsados por la multinacional Glencore para garantizar su participación en jugosas contratas mineras en la República del Congo.

La política, esa inagotable fuente de escándalos

Como suele suceder, la mayoría de las personalidades involucradas niega rotundamente haber cometido irregularidad alguna. Como seguramente declararán en días venideros influyentes personeros del gabinete de Donald Trump, entre miembros, asesores y donantes, quienes al parecer habrían recibido gruesos pagos provenientes de una firma petrolera rusa, copropiedad de un yerno de Vladimir Putin, hechos a Holdings Navigator, empresa naviera en la que el secretario de comercio Wilbur Ross posee participación accionaria.

 El caso de Ross no deja de ser interesante, digno de agregarse a un guion cinematográfico: tras salvar a Trump de caer en bancarrota durante la década de los noventa, el hoy presidente compensó sus servicios al nombrarlo secretario de comercio. Ross conservó su participación en la empresa rusa, dándose por no enterado de los aprietos de su jefe en torno a las crecientes acusaciones de colusión, que ahora podrían intensificarse luego de tamaña revelación.

Otro político incurso en presuntas irregularidades es el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien según los referidos documentos aparecería fuertemente vinculado a dos empresas de seguros educativos con sede en Barbados y exenta de compromisos taxativos.

El poder de la verdad

Apenas han trascurrido horas desde que los papeles del paraíso hicieran un nuevo llamado de atención en cuanto a las disparidades del sistema fiscal, que parece mostrarse laxo y permisivo con los más poderosos, pero inflexible y voraz con aquellos que apenas perciben ganancias para saldar sus compromisos tributarios, que en principio son obligatorios para todos.

Es muy pronto aún para cuantificar los efectos de su publicación. Pero, si por antonomasia se aplicara un ejercicio comparativo con la publicación de los papeles de Panamá, los efectos esperados serían por lo menos perturbadores. No en balde, aquella revelación provocó la renuncia del primer ministro islandés Sigmundur Gunnlaugsson, y obligó al ex primer ministro británico David Cameron a admitir que su familia se beneficiaba de un financiamiento con beneficios fiscales contratado por su padre, mientras que en 79 países se abrieron investigaciones sobre empresas y contribuyentes fraudulentos, entre otras reacciones.

 Por lo pronto, el presidente Trump ya ha tomado su acostumbrada previsión: declarar que todas estas implicaciones se tratan de “noticias falsas”.

Otro tiroteo con numerosas víctimas en Estados Unidos

Otro tiroteo con numerosas víctimas en Estados Unidos

El caso Odebrecht confirma que la sociedad mexicana está inerme ante la corrupción institucional

El caso Odebrecht confirma que la sociedad mexicana está inerme ante la corrupción institucional