Cambios en el TPS para los ciudadanos nicaragüenses

Cambios en el TPS para los ciudadanos nicaragüenses

issues_immigration.jpg

María González Chaves- El Estatus de Protección Temporal, o TPS, por sus siglas en inglés, es un beneficio migratorio que otorga el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) a aquellos extranjeros que residen de forma irregular en Estados Unidos y en cuyos países de origen existe una crisis provocada por un conflicto armado, un desastre natural u otros motivos de carácter extraordinario y temporal, y a los que se entiende que no pueden regresar de forma segura. En la actualidad, los procedentes de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Haití, Guinea, Liberia, Nepal, Sierra Leona, Siria, Somalia, Sudán, Sudán del Sur y Yemen pueden beneficiarse del TPS, y la duración de este varía de un país a otro.

Si bien es cierto que gracias al TPS no se obtiene una tarjeta de residencia ni el estatus del ciudadano que lo solicita cambia de ilegal a legal, este sí consigue un amparo temporal que impide que sea deportado, así como un Documento de Autorización de Empleo (EAD, por sus siglas en inglés), que le permite trabajar en Estados Unidos; debe, además, cumplir unos requisitos mínimos.

Pero el Departamento de Seguridad Nacional ha anunciado recientemente su intención de poner fin el 5 enero de 2019 al estatus de Protección Temporal que ampara a ciertos nicaragüenses que en la actualidad viven en Estados Unidos—la idea es que, al anunciarlo con tiempo, los afectados tengan tiempo de o bien arreglar su situación o bien regresar a Nicaragua—, muchos de ellos, llegados hace décadas y, como los procedentes de otros países, en algunos casos con hijos que sí son ciudadanos estadounidenses de pleno derecho. El Departamento argumenta que “las condiciones en Nicaragua ya han mejoraron lo suficiente como para cancelar el TPS”. Esta medida no hace más que continuar con las políticas del actual presidente, Donald Trump, de reducir la inmigración por todos los medios y de cumplir así sus promesas de campaña, y no son pocas las voces que la critican. ¿Hasta qué punto se ha analizado detenidamente lo que supone para miles de personas, tanto en Estados Unidos como cuando vuelvan a sus países? ¿Están esos mismos países preparados para recibirlas?

Sin embargo, la decisión en relación a los habitantes hondureños, según ha confirmado la secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke, queda pospuesta automáticamente hasta julio de 2018. En el caso de los residentes procedentes de Haití, cuyo TPS vence en enero de 2018 y en cuyo programa fueron admitidos tras el terremoto de 2010, la decisión se conocerá mañana 23 de noviembre. Los salvadoreños, un elevado porcentaje de entre los beneficiados por el TPS, tendrán que esperar hasta el 9 de marzo para saber qué sucede con ellos.

Los miembros del partido republicano Carlos Curbelo e Ileana Ros-Lehtinen, de Florida, y los del demócrata Frederica S. Wilson y Alcee Hastings, también de Florida, han presentado un proyecto de ley bipartidista en el Congreso para que algunos ciudadanos de los países citados puedan optar a un estatus migratorio legal.

El Senado aprueba la reforma fiscal más impactante de su historia reciente

El Senado aprueba la reforma fiscal más impactante de su historia reciente

La solución a cualquier problema pasa por la construcción de un muro

La solución a cualquier problema pasa por la construcción de un muro