Zimbabue: Robert Mugabe deja el cargo de presidente

Zimbabue: Robert Mugabe deja el cargo de presidente

Foto: U.S. Navy photo by Mass Communication Specialist 2nd Class Jesse B. Awalt

Foto: U.S. Navy photo by Mass Communication Specialist 2nd Class Jesse B. Awalt

María González Chaves- “Yo, Robert Gabriel Mugabe, presento formalmente mi renuncia, con efecto inmediato”. Estas fueron las palabras que usó el ahora expresidente del país africano, Robert Mugabe, para abandonar, después de 37 años, su puesto. Durante la sesión parlamentaria que se estaba celebrando ayer por la mañana, martes 22 de noviembre, en la que iba a dar comienzo el proceso de destitución en la Asamblea Nacional del propio Mugabe, Jacob Mudenda, presidente del Parlamento de Zimbabue, dio comienzo a la lectura de una carta en la que el mandatario hacía pública su dimisión.

En la madrugada del pasado miércoles, el Ejército, con el general Constantino Chiwenga al mando, se hizo con el control del país tomando las principales instituciones y el Palacio Presidencial, donde permanecieron retenidos Mugabe, de 93 años, y su mujer, Grace, de 52, aspirante a la sucesión en el cargo; también fue detenido uno de los principales apoyos con los que cuenta la pareja después de que dieran comienzo las disputas por el poder, Ignatius Chombo, ministro de Economía, así como el líder de la Liga Juvenil del ZANU-PF, Kudzai Chipanga. Ni el partido en el poder —la Unión Africana Nacional de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), también bajo el control del Ejército— ni las Fuerzas Armadas del país hablaron de “golpe de Estado” en ningún momento; estas últimas tenían un objetivo claro: “Los criminales del entorno del presidente que están cometiendo crímenes. Una vez cumplamos con nuestra misión esperamos que la situación regrese a la normalidad”.

Dicha normalidad se vio alterada cuando el pasado 7 de noviembre, el exvicepresidente Emmerson Mnangagwa fue destituido de su cargo tras ser acusado de traición y deslealtad. Mnangagwa, sucesor natural de Mugabe, se había mostrado contrario en todo momento a los deseos de Grace Mugabe de convertirse en la próxima presidenta de Zimbabue. Comenzó entonces la lucha por el poder, que llevó al partido de la presidencia, en un primer momento, a relevar de sus funciones a Mugabe como director del partido y en la mañana de ayer a iniciar el proceso de destitución del presidente, con el apoyo del principal partido de la oposición, el Movimiento por el Cambio Democrático (MCD). El mismo domingo por la noche el presidente hacía una sorprendente aparición en la televisión del país en la que anunciaba su intención de permanecer en el cargo, al menos, hasta diciembre.

En la capital, Harare, muchas han sido las personas que han salido a festejar la dimisión de Mugabe, el único presidente que ha tenido Zimbabue, antigua Rodesia, desde su independencia de Reino Unido en 1980, cuyo movimiento de liberación lideró. Mugabe pasó en estos años de ser un héroe a acallar cualquier voz contraria a su régimen. El país, por su parte, pasó de ser uno de los más prósperos de África a verse sumido en una profunda crisis económica y social. Su caída en picado comenzó tras la reforma agraria de 2000, momento en el que grandes fincas de productores blancos fueron expropiadas y entregadas a agricultores negros sin tierras. En 2009 Zimbabue se vio obligada a abandonar su moneda como consecuencia de la inflación, y en la actualidad las tasas de paro rondan el 90%.

Según la Constitución, el actual vicepresidente, Phelekezela Mphoko, partidario de Grace Mugabe, tendría que asumir el poder. Pero teniendo en cuenta que las luchas internas en el partido de la presidencia han sido las que han provocado la actual crisis política en el país y han llevado a la salida de Mugabe, forzada por los partidarios de Mnangagwa, lo más probable es que sea el exvicepresidente Mnangagwa quien se convierta en el jefe de Estado, al menos hasta las elecciones de septiembre de 2018.

Revive Estados Unidos pesadilla de escándalos sexuales en la política

Revive Estados Unidos pesadilla de escándalos sexuales en la política

La confusa y casi inexistente política exterior de Trump en América Latina

La confusa y casi inexistente política exterior de Trump en América Latina