El Gobierno de Cataluña declara la independencia

Screen Shot 2017-10-27 at 7.56.21 PM.png

María González Chaves- Esta tarde, a las 3,27, hora española, y tras una votación secreta, cuyo resultado ha sido de 70 votos a favor, 10 noes y dos votos en blanco, y con la ausencia de PP, PSOE y Ciudadanos, el Parlament catalán declaraba su independencia y daba a conocer la resolución aprobada por los partidos políticos Junts pel Sí y la CUP: “Constituimos la República catalana como Estado independiente y soberano de derechos, democrático y social”. Según esta misma resolución se inicia ahora “el proceso constituyente, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante”.

Ayer algunas voces optimistas, que han tratado en todo momento de que los hechos que hoy se han vivido en España no se produjeran, creyeron ver una posibilidad de solución al problema. Si el Govern catalán se comprometía a convocar unas elecciones autonómicas, quizá el Gobierno central podría frenar su intención de aplicar el artículo 155 de la Constitución —recordemos que este artículo no ha sido aplicado hasta ahora—. Pero lamentablemente hoy hemos vivido el peor de los escenarios. La DUI (declaración unilateral de independencia) es un hecho y el Senado español, poco después, daba su aprobación al artículo 155; ha habido entonces un Consejo de ministros extraordinario y urgente en el que el Gobierno de Mariano Rajoy debía decidir cómo se aplicaría.

Pasadas las 8,15, hora peninsular, Rajoy comparecía para anunciar no la suspensión de la autonomía catalana, pero sí la destitución de su presidente, Carles Puigdemont, su vicepresidente,  Oriol Junqueras, la del jefe de la policía autonómica, así como la de todos los consellers, además de la celebración de elecciones en Cataluña el 21 de diciembre. El parlamento regional queda ahora a bajo el control administrativo del Gobierno central.

Las reacciones internacionales no se han hecho tampoco esperar, así, Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, ha afirmado en un tweet que España sigue siendo “el único interlocutor” de la Unión Europa, idea que también han expresado el presidente francés, Emmanuel Macron, y el Gobierno alemán. Para el Departamento de Estado norteamericano: “Cataluña es una parte integral de España”, y desde Washington se apoyan todas las medidas constitucionales adoptadas por el Ejecutivo español para que el país continúe “fuerte y unido”.

Las calles de Barcelona y de otras ciudades catalanas se han llenado de ciudadanos que han salido a celebrar lo que consideran la primera fiesta de la nueva República catalana. Pero también se han producido los primeros disturbios. Lo único cierto a estas horas es que al país del sur de Europa le esperan días muy duros, con decisiones judiciales y políticas importantes.